Hace una semana, Estocolmo fue escenario de una redada contra la prostitución. La policía detuvo a 28 personas de las cuales todas y cada una de ellas eran clientes. Ninguna víctima fue detenida. La ley sueca establece que quien comete delito en estas circunstancias es quien paga por tener relaciones sexuales.

En esta ocasión, entre los detenidos de la redada, nos encontramos con Paolo Roberto, exboxeador profesional y actor sueco de origen italiano. El actor trabajaba en una cadena de televisión de la cual ha sido despedido al admitir el mismo que se encontraba entre las 28 personas detenidas.

Suecia lleva la delantera en criminalizar a los clientes y consumidores de servicios sexuales en vez de a las víctimas, a las que considera que venden su cuerpo por necesidad. Por eso, en el año 1999, aprobó una ley que prohíbe la compra de servicios sexuales, ley que ha servido de ejemplo, por el momento, a países como Noruega, Irlanda y Francia. Esperemos que, en poco tiempo, muchos más se unan a esta lista.  Además, están elaborando una propuesta para que la sanción sea más dura, siendo la cárcel el único castigo contemplado. El Ejecutivo sueco quiere modificar la ley de forma que contemple el castigo a aquellos que contraten Servicios sexuales en el extranjero ya que los ministros consideran que comprar sexo en el extranjero es una forma de esclavitud que no se puede tolerar.

Esto sólo es la punta del iceberg. Queda mucho por hacer,  pero en el mundo existen diferentes iniciativas que están contribuyendo a la prevención y erradicación de la trata de personas, como por ejemplo Truckers Against Trafficking (Camioneros contra la trata de personas), la Agencia Nacional para la prohibición del tráfico de personas en Nigeria, la cual liberó a veinte mil mujeres y niñas que vivían como esclavas sexuales, o la iniciativa Just Ask to end Human Trafficking, entre muchs otras. Acciones como estas a favor de las víctimas y en contra de los puteros muestra luces de esperanza para acabar con la esclavitud sexual que muchas mujeres y niñas están sufriendo.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación