Una investigadora utilizaba el siguiente ejemplo para explicar cómo el conocimiento científico nos proporciona mayor libertad y sentido crítico para entender el entorno que nos rodea. Lanzaba la siguiente pregunta: ¿Según vuestra experiencia, podríamos decir que la Tierra se mueve? A lo que la mayoría de personas de la sala, después de fijar la mirada en diversos puntos, contestamos que no.

Es el conocimiento científico el que nos permite una interpretación más libre y veraz del mundo que nos rodea. En este sentido, una aproximación  desde la investigación permite ver que, al contrario de lo que el discurso hegemónico pretende, la masculinidad es diversa en el más amplio sentido de la palabra. 

Pero esta diversidad no siempre es bien recibida ni bien tratada por todos los hombres, incluso puede ser motivo de burla o de ataques por el hecho de mostrar determinados patrones que no “encajan” con la masculinidad tradicional. Es relativamente sencillo recordar alguna situación en la que la diversidad ha sido motivo de burla en determinados círculos masculinos, del mismo modo que afirmarían, llevados por su experiencia, que la Tierra no se mueve o es plana. 

Las nuevas masculinidades alternativas (NAM) se desmarcan de estos comentarios y viven y celebran la diversidad de formas de vivir la masculinidad. Unidos en la diferencia por la seguridad y la valentía que les permite un posicionamiento firme ante la violencia. Cualquier intento de burla o ataque relacionado con las variadas formas de vivir la masculinidad (orientación sexual, cultura, nivel socioeconómico, estudios, profesión, etc.) recibe un sonado rechazo en los círculos de NAM.

Ya veíamos en otro artículo de DF cómo existe toda una consolidada red de hombres camioneros en contra de la trata. Podemos decir que la imagen de camioneros posicionados contra la prostitución se sale claramente del modelo tradicional. Este es solo uno de los ejemplos, que cada vez florecen más, de hombres que desde la mayor diversidad se unen para lo mismo: la igualdad de todas las personas.

Los NAMs están representados en la diversidad de masculinidades, es un valor añadido que enriquece y permite generar redes que protegen de relaciones tóxicas y violentas. La clave para ello es desmarcarse de la violencia, de los ataques y de los argumentos de poder y tomar posición para promover la libertad de elección de las personas en diferentes entornos. De este modo, esa igualdad de las diferencias se traduce en aumento de seguridad y de firmeza, de valentía y de fortaleza.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Tags:
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =