Múltiples estudios han explorado ya el impacto de las redes sociales en la autopercepción de la autoestima en adolescentes y jóvenes (chicos y chicas), así como también su influencia en la construcción de su identidad. En esta línea, el estudio Like me (please?): Connecting online self-presentation to pre- and early adolescents’ self-esteem, publicado recientemente en la revista News, Media and Society por investigadoras de la Universidad de Lovaina, ha explorado aún más sobre esta cuestión.

A través de un cuestionario pasado a 878 preadolescentes y adolescentes (entre 9 a 14 años) de 25 escuelas de Flandes (Bélgica), las investigadoras de este estudio exploraron la relación potencial de dos factores que podían actuar como elementos mediadores tanto en la autopresentación de las adolescentes y jóvenes (el manejo de la impresión que dan en las redes), como de su autoestima. Dichos elementos son la popularidad percibida en las redes sociales (por ejemplo, publicar actualizaciones de estado, fotos y/o videos), y la necesidad de popularidad (la necesidad de hacer ciertas cosas para aumentar la popularidad en las redes, es decir, obtener más “Me gusta” o comentarios positivos).

Anneleen Meeus y colegas partían de tres hipótesis. Primero, que recibir aprobación social en las redes sociales estaría relacionada de forma positiva con la autoestima de los y las preadolescentes y jóvenes. Segundo, que una mayor búsqueda de esta aprobación social, es decir, la búsqueda de popularidad, estaría relacionada de forma negativa con la autoestima. Y, finalmente, que recibir más “Me gusta” y comentarios positivos en publicaciones en redes sociales, actuaría como un mecanismo de satisfacción para las jóvenes y, por lo tanto, haría que éstas quisieran ser más populares entre sus iguales. 

Los resultados mostraron que la autopresentación online estaba relacionada de forma indirecta con la autoestima percibida: a una mayor popularidad, mayor autoestima percibida. En línea con esto, publicar contenido en las redes sociales generaba una valoración positiva. Asimismo, presentarse de una forma determinada en las redes sociales para recibir más “Me gusta” -o representar un rol determinado o sobreactuar-, podía generar también mayor presión social hacia ello. 

De forma opuesta a lo esperado, los resultados de esta investigación mostraron que el hecho de promocionar una autoimagen positiva en las redes sociales no estaba directamente relacionado con buscar per se la popularidad. Además, observaron una serie de mecanismos que actuaban como mediadores entre la autopresentación en las redes y la percepción de autoestima: el hecho de recibir comentarios positivos y más “Me gusta” está correlacionado positivamente con la percepción de autoestima. Pero esto, a su vez, parecería generar una mayor dependencia de dicha aprobación social virtual, lo cual está relacionado con una disminución de la autoestima.

Si bien los resultados no muestran patrones concluyentes, sí que aportan una reflexión interesante sobre cómo los y las jóvenes están construyendo su identidad real a partir de las interacciones que reciben por parte de sus iguales, ya no solamente “offline”, sino cada vez más, de forma online. 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 7 =