El Parole Board of Canada, organismo canadiense que decide sobre la libertad condicional de un prisionero, ha permitido que Eustachio Gallese, de 51 años y condenado de por vida por matar a su pareja en 2004 después de otras denuncias de violencia contra las mujeres en 1997, pudiera salir de la cárcel para “satisfacer sus necesidades sexuales”. A pesar de las dudas por mantener “relaciones inapropiadas con mujeres”, el Parole Board of Canada ha mantenido la libertad condicional para Gallese. 

Su comportamiento violento con mujeres trabajadoras de un salón de masajes ha llevado a que le prohibieran la entrada. Aun así, convenció a una de las trabajadoras, Marylene Levesque, de 22 años, a encontrarse en un hotel donde la mató el 22 de enero. Gallese se entregó a la policía el mismo día indicando el lugar donde se encontraba su víctima. 

Los parlamentarios conservadores lanzaron una moción para condenar la decisión de otorgar la libertad condicional que ha permitido el asesinato de una mujer. El miércoles esta moción fue unánimemente apoyada por los 315 parlamentarios en el House of Commons. Ahora sigue una investigación para clarificar la toma de decisiones de este organismo en el caso de Gallese, así como se investiga el proceso de nombramiento de los comisionarios del Parole Board of Canada. Según las directrices del Parole Board of Canada, en la decisión de libertad condicional la seguridad de la comunidad debe estar por encima de cualquier otro aspecto. 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación