Las mujeres políticas en India están soportando una incesante escalada de abuso en Twitter según revela un reciente estudio de Amnistía Internacional (AI). Casi un centenar de mujeres que expresan sus opiniones en Twitter son víctimas de mensajes de odio y abuso sexista, vídeos porno falsificados, posts manipulados, difamaciones e incluso amenazas de violación y muerte, no por su opinión, sino por ser mujeres, por su religión, el color de su piel, su estado civil, clase social y otras muchas identidades. 

En recientes declaraciones a CNN, la política y activista Kavita Krishnan aseguraba recibir entre 50 y 100 mensajes ofensivos en Twitter cada día y afirma que se trata de un ejército organizado de trolls en las redes sociales. Shazia Ilmi, periodista musulmana, activista social y política india del partido en el gobierno actual, afirma haber recibido también ataques sexuales en las redes sociales y amenazas de violación en grupo. “Quiero estar en política, pero no quiero ser abusada ni tener comentarios sexuales explícitos sobre mí repetidos hasta la saciedad” dice Ilmi. La doctora por la Universidad de India Debarati Halder, directora general del Centro de Asesoramiento para Víctimas de Ciberacoso, denuncia que en India no existen leyes contra el ciberbullying, trolling o doxing y quienes denuncian son revictimizadas. “Los hombres usan un lenguaje obsceno para referirse al atractivo sexual de las mujeres, publican imágenes íntimas o manipuladas transformándolas en pornografía”, declara Halder, cuya investigación se ha centrado en el trolling y el abuso de mujeres políticas, periodistas, famosas y activistas.

A pesar de las evidencias que señalan el trolling como un problema endémico para las mujeres en India, la investigación existente sobre los efectos en su vida política es muy limitada. Amnistía Internacional (AI), en un esfuerzo para llenar este vacío, ha rastreado los mensajes de Twitter dirigidos a 95 mujeres políticas antes, durante y después de las últimas elecciones generales celebradas en India el pasado año. El estudio titulado Troll Patrol India: Exposing Online Abuse Faced by Women Politicians in India, se ha llevado a cabo con una metodología de crowdsourcing o colaboración abierta a la ciudadanía, combinada con aprendizaje automático y datos científicos. Se han revisado cientos de miles de tweets, un análisis hecho a una escala sin precedentes en India. Los mensajes fueron decodificados a través del micrositio Troll Patrol India por unas 1.900 personas voluntarias de 82 países, de las cuales 1.095 eran de India.

Entre los hallazgos de este estudio, se destaca que uno de cada siete tweets dirigidos a mujeres políticas en la India son problemáticos o abusivos; las mujeres políticas en India reciben casi el doble de trolling que sus homólogas en Estados Unidos y Reino Unido; las más activas en Twitter eran más atacadas; uno de cada cinco tweets problemáticos o abusivos eran sexistas o misóginos; las mujeres musulmanas reciben injurias étnicas o religiosas en un 94,1% más que las mujeres políticas de otras religiones; las procedentes de grupos marginados reciben un 59% más de abusos relacionados con la discriminación clasista; también se constata que las mujeres de otros partidos diferentes al del gobierno actual experimentan más abuso. Ante este estudio, Twitter responde que la creación de un Twitter libre de abuso es una de sus prioridades fundamentales; sin embargo, muchas mujeres políticas de India describieron cómo Twitter les está fallando en el respeto a los derechos de las mujeres en internet.

Según publica la agencia de noticias Reuters, el presidente de la Fundación World Wide Web, Adrian Lovett, ha declarado en el Foro Económico Mundial 2020 que la violencia de género está aumentando a nivel global, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo. Esto acentúa la división digital entre hombres y mujeres que va empeorando a medida que aumenta el número de personas conectadas a la red y hay más hombres registrados que mujeres. “Esto está afectando gravemente a la participación de las mujeres en la política, y especialmente las mujeres jóvenes están renunciando a participar en espacios públicos para evitar el acoso que sufren en internet”, remarcó Lovett. De hecho, varias mujeres políticas británicas decidieron no presentarse para su reelección el pasado mes de diciembre aduciendo el elevado nivel de hostigamiento que estaban soportando.

AI India quiere contribuir a través de este estudio a la movilización activa para erradicar el abuso online. Entre algunas de las medidas propuestas solicita expresamente a Twitter que comparta públicamente información significativa, completa y desagregada acerca de la naturaleza y el alcance del abuso online contra las mujeres en los diferentes países, grupos o plataformas, y cómo están respondiendo a ello; que mejoren los mecanismos de denuncia para asegurar que se dé una mejor respuesta a las solicitudes sobre violencia y abuso; que proporcione información más clarificadora sobre cómo se interpretan y se identifican la violencia y el abuso, y cómo se tramitan los informes.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación