Las nuevas tendencias sobre ejercicio saludable apuntan a que la clave está en menos cantidad y más intensidad. Esto se traduce en que no importa tanto la cantidad de pasos que des al día por ejemplo, sino más bien la intensidad de la actividad realizada según informa La Vanguardia.  

Los 10.000 pasos al día se hicieron populares a través de dispositivos como como Fitbit o Garmin, pero no se ajustan a ninguna evidencia científica. Esto llevó a Michael Mosley a realizar un experimento desarrollado por el profesor Robert Copeland, especialista en el efecto del cambio de hábitos en salud pública de la Universidad de Sheffield Hallam (Inglaterra). Compararon las analíticas de 6 voluntarios divididos en dos grupos. El primero incorporó los 10.000 pasos a su rutina diaria y el segundo sólo dieron paseos de 10 minutos a un ritmo moderado que les “permitiera hablar pero no cantar” (equivalente a unos 3.000 pasos diarios). Los resultados evidenciaron que aunque la distancia recorrida era menor, el tiempo dedicado a la actividad física “de intensidad moderada” es mayor y es este tipo de ejercicio el que tiene beneficios para la salud probados científicamente

Sabemos que para una buena salud hay más factores que intervienen, como la alimentación, el descanso y evitar el estrés, pero es una buena noticia saber que podemos incorporar al día a día un poco de actividad física moderada para mejorar nuestra salud sin tener que caminar 8 kilométros diariamente. 

Otra investigación publicada en enero de 2019 en el Medicine & Science in Sports & Exercise ha constatado que con sólo 13 minutos en el gimnasio tres veces a la semana durante un periodo de 8 semanas, esforzándonos al máximo, se podrían obtener los mismos resultados en fuerza muscular y resistencia que con un compromiso de tiempo 5 veces mayor, por lo que el tiempo ya no puede ser una excusa. 

Estos hallazgos pueden animar a aquellas personas que no disponen de mucho tiempo a la semana para realizar actividad física, ya que se muestra que puedes fortalecer tus músculos y ganar en salud con menos tiempo invertido aunque con un aumento en la intensidad de la actividad. Rutinas diarias como ir a comprar, acercarnos a ver a una amiga o andar hasta la parada de metro nos pueden servir para introducir tres paseos de 10 minutos al día con una intensidad moderada lo que será suficiente para mejorar nuestra salud.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación