http://earlylearningnation.com

Entre 1980 y 2016, el número de mujeres encarceladas en Estados Unidos aumentó en más del 700%. Hizo saltar la alarma que más del 60% de ellas tienen hijos e hijas menores de 18 años. Nunca ha habido tantos niños y niñas sufriendo las consecuencias de tener una madre en prisión. En el contexto español, el último informe SPACE1 que hacen cada año el Consejo de Europa y la Universidad de Lausana sitúa a este país por encima de la media europea en mujeres presas. 

La investigación, a través del programa Nurturing Healthy Attachments [Relaciones sanas de apego], está aportando cada vez más evidencias de que la fuerza de los vínculos madres e hijos e hijas y la calidad del sistema social de apoyo a la infancia y a las familias juegan un papel decisivo en la capacidad de los niños y las niñas para superar retos y tener una vida exitosa. Incluso en estas circunstancias, niñas y niños en riesgo de sufrir problemas escolares, dificultades económicas y delincuencia, viven oportunidades de libertad y éxito futuro.

El proyecto piloto Nurturing Healthy Attachments [Relaciones sanas de apego] fue diseñado por la pediatra y presidenta de la Asociación de Salud Mental de Oregón, Sherri Alderman. Esta iniciativa proporciona a las familias un modelo para reajustar las interacciones con sus hijas e hijos. Se trata de un programa basado en la investigación y experiencia de décadas de trabajo con familias en situación de vulnerabilidad que combina tres componentes para transformar pautas negativas de crianza en lazos de acercamiento entre los miembros de las familias: el Círculo de la Seguridad, el centro de actividades Vroom y el programa Learn the Signs-Act Early [Aprenda los Signos-Reaccione pronto].

El Círculo de la Seguridad es una organización con sede en Washington que proporciona talleres temáticos y seminarios en todo el mundo usando las evidencias científicas para crear un proceso guiado de autodescubrimiento sobre cómo la historia personal de las madres y los padres afecta a la manera en que se relacionan con sus hijas e hijos. Las madres participan en sesiones semanales de dos horas profundizando en sus experiencias de vida para desarrollar nuevas ideas que las ayuden a transformar sus reacciones automatizadas en conductas más alineadas con las necesidades de sus hijas e hijos. De esta manera se consigue que las personas adultas ganen fortaleza, generosidad y compromiso con la infancia para que puedan salir a explorar el mundo y encontrar un refugio seguro cuando vuelvan con sus madres.

El Segundo componente del proyecto Nurturing Healthy Attachments es el centro de actividades Vroom con numerosos recursos disponibles para descarga gratuita, incluyendo una aplicación móvil y una plataforma de mensajería que utiliza las últimas investigaciones del desarrollo cerebral infantil para crear actividades lúdicas interactivas que las madres pueden disfrutar con sus hijas e hijos menores de 5 años en los momentos de rutina como la comida o el baño. Cada actividad viene acompañada de información sobre cómo puede contribuir al desarrollo de la inteligencia infantil. 

El tercer componente incorpora el programa Aprenda los Signos-Reaccione pronto de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que ofrece conocimiento científico a las madres y personas cuidadoras sobre las conductas que cabe esperar de los niños y niñas entre los 2 meses y los 5 años de edad. Busca cambiar la percepción sobre la importancia que tiene la identificación temprana de las inquietudes relacionadas con el desarrollo y da a familiares y profesionales las herramientas para que puedan contribuir de manera positiva a este desarrollo.

El éxito del proyecto Nurturing Healthy Attachments está promoviendo su transferencia a otros ámbitos de manera que cada vez más personas puedan beneficiarse de él. La combinación de estos tres componentes ayuda a poner el foco en asuntos relevantes como el miedo. El miedo de las madres a la crianza, el miedo a equivocarse, a no ser respetada e incluso miedo a su propio hijo o hija. Los Círculos de la Seguridad contribuyen a hacerlo consciente, reconocerlo y expresarlo con palabras. Aprendiendo a reconocer este miedo, las mujeres aprenden a situarse en el presente y responder a sus hijos e hijas en consecuencia, creando vínculos de oportunidad para sus hijas e hijos.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación