Se estima que más del 60% de las personas trabajadoras en el mundo basa su principal trabajo en la economía informal, según la Organización Internacional del Trabajo.  Habitualmente se debate sobre los beneficios e inconvenientes de este tipo de actividad económica. Aunque la opinión generalizada es que las condiciones de trabajo en la economía informal son peores que en la economía formal, pocas han sido las evidencias proporcionadas hasta el momento sobre este asunto. 

El artículo Evaluating working conditions in the informal economy: Evidence from the 2015 European Working Conditions Survey, publicado en la revista International Sociology, presenta evidencias sobre las condiciones laborales de la economía informal a la vez que compara las condiciones de trabajo de los empleados informales con los empleados formales. La metodología que utilizan el autor y la autora se basa en las condiciones laborales incluidas en la Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo de 2015. 

El análisis de regresión logística multinivel de efectos mixtos proporciona una apreciación variada sobre cuáles son esas condiciones de trabajo peores para los empleados informales, cuáles son similares con las condiciones de los trabajadores formales, y cuáles son esas condiciones mejores para los empleados informales que para los formales. 

Se observa que no existen diferencias significativas entre los empleados informales y formales en relación con la duración de su trabajo, tiempo de trabajo atípico (por ejemplo, trabajo nocturno, trabajo de fin de semana, trabajo por turnos), control y cambios en los horarios de trabajo, o participación de la organización. Resulta sin embargo que los empleados informales tienen condiciones de trabajo significativamente mejores que los empleados formales en relación con las demandas cuantitativas: autonomía en el ritmo de trabajo, nivel de exigencias emocionales, flexibilidad en la organización de su tiempo de trabajo y su entorno social en el trabajo,  y su latitud en la toma de decisiones. Esto podría significar que las relaciones laborales involucradas en el trabajo informal son más complejas de lo que algunas veces se ha asumido.

El resultado, por lo tanto, es la necesidad de una comprensión más matizada de las condiciones de trabajo de los empleados informales. Los futuros estudios cuantitativos deben evaluar estas dimensiones clave de la calidad del trabajo (es decir, tasas de salarios, despidos, vacaciones y licencia por enfermedad) cuando se comparan las condiciones laborales de los empleados informales y formales. 

El artículo también afirma la necesidad de una investigación cualitativa más profunda sobre las relaciones sociales dentro de las cuales se lleva a cabo el trabajo informal. Hasta que se lleve a cabo tal investigación cualitativa, será difícil explicar por completo las condiciones de trabajo de los informales en comparación con los empleados formales.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación