Los entrenadores deportivos juegan un papel decisivo y único en las vidas de los jóvenes, en cómo piensan y actúan tanto dentro como fuera del campo de juego. Coaching Boys Into Men (CBIM) [preparar a los adolescentes para la edad adulta] es el único programa de prevención basado en evidencias que forma y motiva a los entrenadores de las escuelas secundarias para enseñar a los jóvenes atletas a desarrollar unas relaciones saludables en las que no se identifique nunca la fuerza con la violencia.

Desarrollado por la organización estadounidense Futures Without Violence [Futuros sin violencia], ha sido implementado por multitud de colectivos vinculados al deporte, la educación y la prevención de la violencia. Proporciona a los entrenadores deportivos de escuelas secundarias los recursos necesarios para fomentar el comportamiento respetuoso entre los jugadores y ayudar a prevenir el abuso, el acoso y la agresión sexual en las relaciones de pareja dialogando con los chicos sobre estos temas. Los entrenadores CBIM son modelos a seguir por sus atletas y otros entrenadores y están dedicados a desarrollar cualidades de liderazgo positivo empoderando a sus jugadores para la integridad, la no violencia y el respeto. Se comprometen a fortalecer las relaciones con sus deportistas basadas en la confianza y el respeto mutuo, aprender a guiar sus interacciones, crear un espacio seguro donde pueden hablar abiertamente sin temor a ser juzgados y encontrar apoyos en situaciones difíciles.

En 2012 CBIM se sometió a una rigurosa evaluación durante tres años financiada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y dirigida por la Doctora Elizabeth Miller, de la Universidad de Pittsburgh. Entrenadores y atletas respondieron a diferentes cuestionarios realizados en distintos momentos –al inicio de temporada, al finalizar la misma y un año después-. Los resultados esperados estaban dirigidos a mejorar la igualdad de género y a superar el abuso en la pareja, identificar actitudes igualitarias y conductas abusivas y aumentar el interés por intervenir cuando se presencian evitando acciones negativas como reírse, aceptarlo o no hacer nada. Este estudio, realizado en 16 institutos de secundaria, reveló que a los tres meses de seguimiento, los atletas participantes en el programa eran significativamente más proclives a intervenir e informar cuando presenciaban conductas abusivas o irrespetuosas entre sus iguales contándolo a una persona adulta o hablando con las personas implicadas; un año más tarde mostraban menos conductas negativas ante los abusos que quienes no habían participado en el programa; y 24 meses después de la intervención, los hombres que participaron en el programa notificaron una disminución del 38% en los incidentes de violencia física o sexual infligida por la pareja. El programa ha demostrado eficacia para influir positivamente en la conducta de los atletas, reducir el abuso y prevenir la violencia entre las parejas adolescentes. Los resultados del estudio han sido publicados en revistas de impacto internacional como Journal of Adolescent Health o American Journal of Preventive Medicine.

CBIM está trascendiendo el éxito nacional extendiéndose a otros países, ofreciendo formación, apoyando a otros programas semejantes y colaborando con organizaciones internacionales. En colaboración con UNICEF, Futures  ha elaborado una guía internacional para entrenadores, basada en la original y traducida al francés y el español, que ha sido distribuida por la FIFA a más de 200 países. CBIM ha sido registrado en la guía de la OMS INSPIRE, Siete estrategias para poner fin a la violencia contra los niños y las niñas como un programa prometedor que cambia los valores sociales y los estereotipos de género restrictivos y perjudiciales.

CBIM es una prueba más de que, aunque es necesario aumentar nuestros conocimientos acerca de la mejor manera de prevenir la violencia, ya contamos con la evidencia suficiente para que podamos acabar con ella y reemplazarla con entornos seguros, estables y enriquecedores donde los niños y las niñas puedan desarrollarse plenamente.

“En el deporte como en la vida, los valores y actitudes son tan importantes para ganar como lo son la fuerza y la perseverancia.” (John Thompson III, seleccionador del equipo de baloncesto de la Universidad de Georgetown.)

Si quieres, puedes escribir tu aportación