El pasado 13 de junio de 2018 la abogada iraní y defensora de los derechos humanos Nasrin Sotoudeh fue detenida en Irán. Nasrin fue acusada de incitación a la prostitución, desorden público e incluso conspiración contra la seguridad nacional, de acuerdo con la información de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH). Tras un juicio injusto, Nasrin fue condenada a 148 latigazos y 33 años de prisión. En septiembre de 2016 también fue condenada por otra causa por los DDHH de modo que la pena aumenta hasta los 38 años de prisión.

Su trayectoria por la firme defensa de los derechos de las mujeres desde su conocimiento en la abogacía ha sido internacionalmente reconocida. En 2012 recibió el premio Sájarov que otorga la Unión Europea anualmente a figuras que luchen en defensa de los derechos humanos. Además, París reconoció a la activista como Ciudadana Honoraria el pasado mes de abril. Su trayectoria ha quedado también recogida en un documental realizado en 2013 a la salida de la cárcel tras cumplir una condena anterior, también por causas de defensa de los DDHH.

Esta vez, la movilización internacional reclama la liberación de la reconocida abogada. Se han sumado a través de la recogida de firmas más de 1.800.000 personas hasta la fecha. Nasrin, referente en la lucha incansable por la libertad de las mujeres, en esta causa concreta por respetar la libertad de elección en usar velo, combate la represión bajo la que está sometida la sociedad civil iraní anhelando un futuro mejor para todos y todas.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación