Nusrat Jahan Rafi,

Nusrat Jahan Rafi, una joven de 19 años, había denunciado al Director de su escuela en Bangladesh. Una compañera la engañó diciéndole que la acompañara a la terraza de la escuela para ayudar a un chico al que estaban dando una paliza. En realidad, la esperaban cuatro que la quemaron viva. Las feministas debemos reflexionar para hacer la mejor contribución posible a terminar con estas horribles agresiones, tanto si somos periodistas y escribimos en los medios como si somos de otras profesiones y hablamos de este tema en las redes sociales o con nuestras amistades y familias. Algunos medios insistirán hoy en que el feminicidio ha tenido lugar en Bangladesh y lo atribuirán a las características específicas de ese país, con lo cual se da la imagen de que aquí no se ataca a las chicas que denuncian; el “error” periodístico es similar a cuando de quien ha cometido un asesinato se añade su pertenencia étnica creando así racismo. Otro error es continuar insistiendo en la falsedad de que todos los hombres son agresores y ninguna mujer agrede cuando fue una compañera la que envió a la chica a la terraza. Digámoslo claro, también en nuestra sociedad y en nuestras instituciones se persigue a quienes denunciamos y a quienes apoyamos a las víctimas y solo la solidaridad activa de mujeres y hombres feministas logra ir disminuyendo estas agresiones.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación