The Lancet ha publicado los resultados de la encuesta nacional que se ha realizado a estudiantes de medicina en Canadá.

 

La encuesta se llevó a cabo tras la aprobación ética por parte de las diecisiete universidades con facultades de medicina de Canadá y consistió en un formulario anónimo on-line. El objetivo fue buscar información narrativa del acoso sexual recibido, conocer quiénes habían sido sus perpetradores, las fuentes de apoyo, los medios para denunciar y sugerencias de cambio.

 

Según los resultados, de los/as 327 estudiantes que abrieron el enlace de la encuesta, 270 la completaron con el formulario de consentimiento. De las personas que contestaron que habían sufrido acoso sexual, se describieron 807 incidentes (escogidos entre los ítems ofrecidos por la encuesta: comentarios inapropiados, sexualización inapropiada de los exámenes físicos, tocamientos inapropiados o caricias, contactos inapropiados por redes sociales o correos electrónicos y chantaje o soborno sexual, entre otros).

 

Las personas que han explicado estas situaciones en la encuesta, también reconocían la naturaleza sistemática del problema, pero a la vez, sentían vergüenza y en algunos casos se autoinculpaban. Percibían que corrían menos riesgo si no explicaban esa situación a nivel oficial. Estos resultados hacen explícito que, a pesar de la existencia de políticas y mecanismos para la prevención del acoso sexual, éste sigue persistiendo. Por ello se hace necesario seguir trabajando para conseguir un entorno de aprendizaje y trabajo seguro en el ámbito de la medicina, en el que se minimicen los riesgos (sean a nivel académico, personal, etc.) que las víctimas perciben que supone el hecho de denunciar.

 

Las recomendaciones derivadas de esta encuesta para mejorar los mecanismos existentes con el objetivo de eliminar el acoso han sido:

 

Formación en la facultad sobre entender qué es el acoso sexual y reconocerlo en las demás personas y en una misma; comportarse de manera que no sea ni se perciba como acoso sexual; hablar cuando suceda una situación de acoso sexual, nombrarlo, discutirlo y dar apoyo a la víctima.

 

Mejorar el sistema para que esté preparado para reconocer que existe acoso sexual en el entorno de la facultad de medicina y desarrollar mecanismos de información para que se escuchen estas situaciones sin aislar o marginar a la persona que informa.

 

Formar y dialogar con el alumnado para que sepan qué hacer si se encuentran en una situación de acoso sexual (tanto en el momento, como después: con quién hablar, implicaciones, etc.)

 

Que existan sanciones sólidas, claras y documentadas para quienes acosen.



Tal y como se afirma en el propio artículo, desgraciadamente esta situación no solo se da en las facultades de medicina, sino también en el ámbito universitario en general y en la misma sociedad. Por ello es importante y necesario, como se indica en las recomendaciones, nombrarlo, hacerlo público, dar apoyo a la víctima para que no sufra riesgo de ningún tipo y que se tomen medidas contra quienes realizan el acoso.

Secciones: _noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación