RAINN (The Rape, Abuse and Incest National Network) es una Línea de Ayuda Online de Asalto Sexual. Ofrece apoyo confidencial e individual en los momentos de crisis y forma parte de la red nacional de centros comunitarios de crisis por asalto sexual en Estados Unidos. Se trata de un recurso donde la mujer puede sentirse ayudada, escuchada y validada; donde se le recuerda que no está sola. De este modo RAINN contacta a las supervivientes con personas que las aman.

Como se refleja en el vídeo Detrás del escenario de la Línea de Ayuda Nacional Online del Asalto Sexual, en esta línea se ofrecen recursos locales y referencias de apoyo a corto y largo plazo. Este servicio se proporciona tanto en inglés como en español y está disponible las 24 horas del día y los 7 días a la semana. Una superviviente usuaria de este servicio lo agradecía de la siguiente forma: Me encontraba en un sitio solitario y peligroso. Tener un chat disponible 24/7 realmente fue una bendición. Otras lo expresaban así: ¡Gracias por tu ayuda! Me siento mejor o Me siento mejor. Mil gracias.

En la plataforma RAINN las mujeres pueden sentirse seguras y obtener apoyo confidencial en cada conversación, por eso las comunicaciones establecidas no son grabadas y nunca se piden los datos personales como el nombre, la edad o la ubicación. Se les ofrece una escucha activa sin ser juzgadas y se ofrecen recursos para poderse recuperar.

El apoyo a las personas supervivientes requiere tener en cuenta los siguientes puntos:

  • La experiencia de cada persona superviviente es válida y única.
  • El asalto sexual siempre produce daño, por lo que siempre se tiene que tomar en serio.
  • No se puede culpabilizar nunca a las personas supervivientes por el daño que se les ha infligido.

El daño no prescribe y la experiencia de cada superviviente es única y existen muchas formas en que quienes han sufrido violencia sexual integran el trauma en el proceso hacia su superación pues entran en juego factores muy personales como su historia de vida, su identidad cultural, el contexto o la comunidad a la que pertenecen. Sin embargo, reconocer en la práctica algunas de las diferencias en el proceso de superación de quienes recurren a este servicio, brinda la oportunidad, según afirma un post publicado recientemente por NSVRC Blogs, de ser más inclusivos y receptivos. En este sentido, partiendo la base de que las supervivientes tienen muchas más probabilidades de superar su trauma juntas, todas las historias que les llegan son recogidas con el fin de ampliar la diversidad de experiencias con las que ofrecer a quienes solicitan ayuda un referente de lucha y superación independientemente del colectivo al que se pertenezca. En definitiva, se trata de elevarse por encima del silencio, el estigma y las barreras a las que se enfrenta cualquier grupo de sobrevivientes, eligiendo dar espacio a más voces, historias y perspectivas diferentes que inspiren y con las que aunar fuerzas para salir adelante.

Porque, como se dice en uno de los twitts del NSVRC (National Sexual Resource Center), “Todos se curan a su propio tiempo y a su manera, el camino no siempre es una línea recta. Está bien pedir ayuda en el camino.”

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación