Françoise d'Eaubonne

Nació en París en 1920, aunque pasó su infancia en Toulouse, adonde llegaron republicanos exiliados desde España; quizá esta vivencia unida a una gran sensibilidad formaron un carácter crítico con lo que ocurría en la sociedad.

Fue novelista, biógrafa, poeta. Obtuvo el Premio de los Lectores en 1947 por su primera novela Como un vuelo de gerifaltes.

En 1944 comenzó con El corazón de Watteau, una larga serie de biografías, hasta un total de diez. Entre ellas Vida de Madame Staël, dedicada a Isabelle Eberhard; y las de los poetas Arthur Rimbaud y Paul Verlaine.

Pero también trabajó por mejorar la vida, la salud de las mujeres. Como por ejemplo, trabajar para que tanto ella como el resto de mujeres se dieran cuenta de los peligros que suponía para la salud el uso de determinados pesticidas, fertilizantes o la medicación excesiva.

Así en su ensayo titulado El feminismo o la muerte, acuñó el término ecologismo -feminismo en contraposición a ecofeminismo.

Para ella, el problema de la superpoblación mundial era un punto de contacto relevante entre las reivindicaciones feministas y las preocupaciones ecologistas. Reclamó la libertad de las mujeres para decidir tener o no tener hijos cuando todavía las leyes de Francia no lo reconocían.

Françoise d’Eaubonne reivindica el uso de los recursos naturales mediante un sistema de valores diferente al que había en ese momento, pide un uso de los recursos cuyos valores estén más cercanos al pacifismo.  

Sus ideas acerca del ecofeminismo no tuvieron repercusión apenas en París, las acogieron mejor en Australia y en Estados Unidos, donde creó una cátedra sobre esta cuestión.

En la década de los sesenta fue cofundadora del Movimiento de Liberación de las Mujeres  (MLM ).

Posteriormente, en la década de los setenta creó junto con el escritor y periodista Guy Hocquenghem, el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria  (FHAR ).

En los años setenta publicó sus ensayos más destacados, entre ellos Las mujeres antes del patriarcado y El feminismo o la muerte.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación