Hace unos días han salido a la luz los abusos de un religioso, actualmente muerto, que ejerció durante 30 años de párroco en la localidad de Constantí (Tarragona). Junto a este religioso, el hasta hace poco (por haber dimitido a raíz de las denuncias)  rector de la parroquia de Constantí y Canonja, Francesc Xavier Morell, también había sido investigado en 2010 por  videos de abusos sexuales a menores y por presuntos abusos a menores entre 2015 y 2016.

Además, el reciente ex rector estuvo, al menos en 2016, realizando docencia en los grados de educación infantil y primaria de la Universitat Rovira i Virgili, en asignaturas obligatorias para quienes ejercer de profesores/as de religión. El profesorado que se escoge para realizar esta docencia es seleccionado por el arzobispado de Tarragona tal y como indica la normativa

Estas situaciones nos siguen indicando que todas las instituciones deben posicionarse siempre claramente para no tener en su interior a personas que cometen abusos utilizando su situación de poder. Se debe, además, seguir trabajando para que estos delitos no prescriban y dar la oportunidad y el derecho a las víctimas de poder denunciar los abusos vividos.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación