Eulalia Abaitua hasta el día el de hoy fue la primera fotógrafa del País Vasco. Nació en Bilbao en 1853 y murió en 1943.

Para 1900 dominaba la técnica de la fotografía y eligió lo que quería retratar, entre otros temas, faenas realizadas por las mujeres y sus actitudes, por lo tanto, les dio el protagonismo del que carecían en el momento.  Casi siempre las mujeres eran las protagonistas.

Hizo muchas fotografías en las que las mujeres son las protagonistas, se suele citar de su obra, las fotografías más cotidianas, como las vendedoras de sardinas en el Mercado de la Ribera, lavanderas en las orillas del Nervión, lecheras, mujeres acarreando el agua o cultivando la tierra. Eulalia dignificaba así con su mirada el retrato del trabajo de tantas y tantas mujeres en diversas escenas.

Tal y como se cita en diversas fuentes, se ha reconocido su obra como pionera, precisamente por mostrar el interés social y humano de sus retratos al natural, lejos de los retratos de estudio que era habitual en su época, además de su calidad técnica.

Con algunos miembros de su familia experimentó procesos fotográficos especiales, por ejemplo las fotografías de doble exposición y los collages.

La doble exposición es una técnica que consiste en realizar sobre un mismo soporte dos o más disparos, para reproducir un objeto o varios repetidos en un solo fotograma.

Para ello, se dispara la cámara, como mínimo, dos veces sin avanzar la película.

Eulalia Abaitua trabajó en la doble exposición, sobre todo con su marido, Juan Narciso. Estas fotografías son técnicamente muy buenas, realizadas en el exterior, con luz natural.

Así, Juan Narciso aparece dos veces en una única imagen, hay fotografías en las que las dos imágenes de su marido se presentan dialogando, en otras se ofrecen lumbre para el cigarrillo, en otras aparece su marido sin sombrero y el otro Juan Narciso está detrás poniéndole un bombín.

Para los collages se valió de un grupo concreto : su hija Concha, el marido de ésta, alguna de sus hijas, la doncella. Les hacía una fotografía e iba recogiendo distintas partes de otras fotografías y colocando para cambiar la fotografía inicial, y hacer a su gusto los personajes más alegres o para mostrar otros sentimientos o formas de estar.  

Su obra se conserva en el Museo Vasco de Bilbao, más de 2500 imágenes. En su colección de fotografías se distinguen tres grandes temáticas : la vida privada, la vida rural y urbana, y los viajes. Tres calles llevan su nombre : en Guadalajara, Madrid y Bilbao.

Si quieres, puedes escribir tu aportación