Theirworld-Report-Safe-Schools-December-2018

Theirworld,  una ONG británica dedicada a transformar las vidas de las niñas y niños más vulnerables, publicaba una noticia recalcando la importancia de aplicar medidas eficientes para construir escuelas seguras. Resaltaba como líderes mundiales, como el caso de Henrietta Fore (UNICEF) o Kristialina Georgieva (Banco Mundial) se sumaban a la iniciativa de la comunidad y pedían medidas urgentes sobre la seguridad en las escuelas. La demanda a la que se unen viene provocada por el Informe realizado por la organización en diciembre de 2018 titulado “Safe Schools – The Hidden Crisis” (“Escuelas Seguras – La Crisis Oculta), sobre cómo proporcionar ambientes de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para las niñas y los niños, cuyos derechos básicos han quedado desprotegidos por el contexto en el que se encuentran. 

Según el documento, casi 370 millones de niñas y niños viven en zonas de conflicto y otros tantos viven en países donde los índices de violencia son extremadamente altos, muchas veces relacionada con las redes de captación para la trata con fines de explotación sexual y el crimen organizado. Los desastres naturales, como los terremotos o las enfermedades, son otra de las causas por las cuales aproximadamente 40 millones de menores se ven obligados a paralizar sus estudios, como les ocurre también a los y las niñas refugiadas.

Ya sea de camino hacia ella o en la misma escuela, miles de menores conviven con la amenaza de ser atacados, incluyendo la violación y el abuso sexual, y/o secuestrados por las milicias, las pandillas o los grupos extremistas que buscan reclutar, adoctrinar, intimidar o usar la infraestructura de la escuela como una táctica militar específica. Según las proyecciones del Informe, para 2030 el 75% de los jóvenes que se ven ahora afectados por los conflictos, la violencia y los desastres, se verán desprovistos de las habilidades necesarias para participar de forma plena y en igualdad de oportunidades en la sociedad y la economía.

El panorama descrito supone todo un desafío que, a pesar de todo, Theirworld no considera insuperable y en el Informe propone una serie de acciones y recomendaciones que impulsen el logro del ODS4, entre las que destacamos algunas como considerar una prioridad el asegurar la educación infantil y favorecer el desarrollo de una adecuada salud mental y bienestar, facilitando los profesionales que se estimen necesarios; promover el compromiso de todos los países por garantizar escuelas seguras, bajo pena de sanciones u otras consecuencias si no lo hacen, u otorgar máximo valor a la inversión en crear escuelas seguras apoyando la investigación y aquellos enfoques que ya demuestran tener éxito en ello.

El Informe concluye reflejando el hecho de que, tal y como demuestran las evidencias, garantizar la mejor educación es un componente esencial para construir una vida feliz, más saludable, libre de toda violencia y próspera. Proporcionársela a todos y todas las niñas es el reto pendiente de la presente generación por el que debemos seguir esforzándonos.

Secciones: portada Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación