Ante la devastadora predicción que hacía el pasado 18 de enero la Confederación Española del Alzheimer conforme la cual en el 2050 se triplicará el número de personas afectadas por este tipo de demencia, cualquier avance en la materia nos crea una esperanza para que en un futuro cercano se encuentre una solución. Y es que el Alzheimer no solo tiene impacto en la vida de las personas que la sufren, sino que también en la familia y la sociedad a distintos niveles.

En el artículo Inhibition of EHMT1/2 rescues synaptic and cognitive functions for Alzheimer’s disease [La inhibición de EHMT1 / 2 rescata las funciones sinápticas y cognitivas de la enfermedad de Alzheimer] publicado en la revista Brain se explica cómo ha avanzado la ciencia en este ámbito y hacia dónde vamos.

Según la investigación, la desregulación epigenética, que es la que lleva a las alteraciones en el cerebro, es una de las bases patofisiológicas clave del envejecimiento y la neurodegeneración, dos condiciones que se dan en el Alzheimer.  El tratamiento propuesto por el equipo investigador, utilizando inhibidores específicos de EHMT1 / 2, ha logrado revertir la hipermetilación de histonas (proteínas básicas) y recuperar el receptor de glutamato y la función sináptica excitadora en la corteza prefrontal y el hipocampo (comunicación entre neuronas). Las conclusiones a las que se ha llegado, dentro del laboratorio, indican que las enzimas de metilación de histonas podrías, en un futuro, ser una alternativa terapéutica para luchar contra el Alzheimer y la neurodegeneración que provoca.

Estos progresos se han dado dentro del laboratorio y aun queda un largo camino para que los y las pacientes, en mayoría mujeres, puedan disfrutar de estas mejoras, pero cualquier logro de la ciencia para mejorar nuestras vidas es un avance más para combatir esta enfermedad.

Si quieres, puedes escribir tu aportación