#MuteRKelly // Twitter

El músico estadounidense R. Kelly, popular por canciones como I Believe I Can Fly, ha visto cómo su contrato musical con Sony ha sido rescindido después de múltiples acusaciones de abusos sexuales y pornografía infantil, según informa Variety. Esta actuación por parte de la empresa se ha dado gracias a la organización y las reivindicaciones por parte de muchas mujeres, sobre todo de mujeres afroamericanas, que llevan dos décadas dando apoyo a las jóvenes que han denunciado al cantante. 

Hace medio año el movimiento #MuteRKelly (silenciad a R. Kelly) irrumpió con fuerza en el contexto del #MeToo. Basándose en las múltiples denuncias a R. Kelly, las Women of Color de la plataforma Time’s Up reclamaban entonces el posicionamiento por parte de las compañías y grandes empresas musicales. Además, el estreno de la serie documental Surviving R. Kelly  ha supuesto un punto de inflexión en el debate público sobre el caso, según informa El País. Esta serie, que recopila testimonios de decenas de mujeres que dicen haber sufrido abuso sexual cuando eran menores por parte de Kelly, ha batido récords de audiencia.

El incremento del apoyo que están recibiendo las víctimas también ha contribuido a que diversos músicos y personajes mediáticos se hayan sumado a la campaña a través de diversas acciones. Por ejemplo, Lady Gaga anunció recientemente la retirada de todas las plataformas de streaming  de la canción en la que colaboró con R. Kelly, Do What U Want (With My Body)

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación