La metilación del ADN se utiliza, entre otros posibles fines, para reprimir la transcripción génica con el objetivo de estudiar el desarrollo de enfermedades que se propagan a nivel celular, como es el caso de los tumores que mediante la metástasis (proceso que se da cuando las células cancerosas se separan del tumor original, viajan a través del sistema sanguíneo y forman un tumor nuevo en otros órganos o tejidos) afectan a otros órganos. 

Los avances más recientes en este tema los ha llevado a cabo un equipo de biólogos/as moleculares, biólogos/as computacionales y clínicos/as de la Universidad y del Hospital Universitario de Basilea en Suiza, y los han publicado en el artículo Circulating Tumor Cell Clustering Shapes DNA Methylation to Enable Metastasis Seeding [La agrupación de células tumorales circulantes forma la metilación del ADN para permitir la siembra de metástasis] en la revista científica Cell. Su investigación ha podido identificar la manera de evitar la transmisión de células cancerígenas y la posibilidad de inhabilitar la metástasis resultante de la propagación.

El equipo investigador ha analizado la capacidad de las células circulatorias (CTC) para agruparse y formar clústers o grupos, lo que según se ha observado favorece la metástasis. Aunque más investigación es necesaria para descubrir las características de los clústers de CTC y poder actuar sobre ellos, como resultado de este análisis se ha encontrado que la agrupación de CTC con cambios específicos en la metilación del ADN que promueven la rigidez y la metástasis y apuntan a compuestos dirigidos a la agrupación, podrían en un futuro modificarse para limitar la propagación del cáncer de un órgano a otro.

Entre las conclusiones de su análisis encontramos: 1) que el tratamiento con las sustancias inhibidoras encontradas podría reducir la metástasis y 2) que el perfil de metilación del ADN de los grupos de CTC se puede observar analizando el tumor primario (el primero que se forma) con un pronóstico adecuado.

En este sentido, a nivel autonómico (por ejemplo, Cataluña, País Vasco, Galicia, Madrid) hay campañas de detección precoz del cáncer de mama o controles periódicos a mujeres entre 50 y 69 años para mantenernos informadas y poder tomar las decisiones adecuadas que nos garanticen una mejor salud.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación