En 2015, Refugio para Niños de Austin y SafePlace decidieron dar un paso adelante y estudiar de qué forma podrían poner fin a la violencia y el abuso y las dos agencias comenzaron a estrechar colaboraciones y a fusionar sus programas y servicios, convencidas de que con la colaboración de la comunidad “juntos y juntas podemos detener el abuso para todas y todos”. Bajo el lema que podemos leer tras el nombre de la organización “SAFE: stop abuse for everyone” se mueven más de 20 millones de $, con más de 350 empleadas y empleados y miles de voluntarias y voluntarios que prestan su tiempo y servicios en varios programas de prevención de la violencia ubicados en algunos campus universitarios, escuelas, hospitales, tribunales, oficinas del condado así como del fiscal del distrito.

Uno de los proyectos que la entidad lleva a cabo se llama Expect Respect y se basa en la promoción de relaciones seguras y saludables entre las y los jóvenes con el fin de prevenir la violencia y el abuso. Para ello, se ofrecen programas basados en la investigación dirigidos a diferentes contextos como las escuelas, los servicios de atención a la salud, la policía y otras organizaciones que desarrollan su actividad con chicos y chicas. Partiendo de la evidencia de que las relaciones seguras y de calidad son la clave para disfrutar de una buena salud, el bienestar y el éxito escolar, Expect Respect se centra de forma prioritaria en prevenir la violencia y también intervenir cuando ésta ya se ha dado o está ocurriendo lo antes posible y romper el ciclo de abusos en la vida de las niñas y los niños, jóvenes y adolescentes a través de recursos como:

De este modo, además de intentar dar respuesta a las necesidades que se derivan de problemáticas como el acoso sexual, la violencia doméstica, el abuso sexual infantil, la trata de personas o el acoso sexual laboral, que requieren atención desde diferentes perspectivas como el asesoramiento legal, médico o psicológico y que son esenciales y realizan una labor insustituible, proyectos como éste centran sus esfuerzos en evitar que la violencia llegue a ocurrir o se siga perpetuando, fomentando la construcción de relaciones saludables basadas en el respeto mutuo. SAFE Expect Respect fue uno de los primeros proyectos centrados en la prevención y cuenta actualmente con el mayor alcance en los EE.UU, atendiendo a más de 14.000 chicos y chicas cada año mediante la diversidad de recursos y servicios que ofrece, entre ellos, planes de estudio y formación a otras comunidades y contextos con el fin de ayudarles a replicar el programa.

Secciones: portada Violencia 0

Si quieres, puedes escribir tu aportación