La traductora en la ONU y directora de Documentos y Publicaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se ha convertido en la primera mujer que dirige la Academia Chilena de la Lengua, tras 133 años.

Adriana Valdés Budge es una de las ensayistas más destacadas de Chile. Su trabajo crítico cruza las fronteras disciplinarias de las humanidades, principalmente literatura y artes visuales. 

Adriana Valdés. Instituto de Chile

Actualmente se presenta en la Academia Chilena de la Lengua como una propuesta de renovación de la institución, que pueda incorporar las voces de las mujeres de forma abierta y plural. Coincidiendo con un año 2018 en el que se ha roto el silencio en espacios muy diversos, desde el cine a los servicios sanitarios, Valdés afirma que  era el momento oportuno para dar paso a las mujeres en la Academia, gracias a los movimientos de mujeres que se han creado en todo el mundo.

Valdés fue la quinta mujer que ingresó en la academia, de un total de ocho que son actualmente, con 34 miembros. En 2014 ya es nombrada vicepresidenta del directorio del Centro Cultural Palacio la Moneda. Su propuesta como nueva presidenta se basa en potenciar la participación de más mujeres en la institución y dar reconocimiento a todas las mujeres que están realizando contribuciones sobre la lengua y las ciencias humanas, así como protagonizar una transformación en los diccionarios y el lenguaje que se usa des de la institución con el fin de hacerlo más equitativo.

La presidencia de Valdés pretende romper con el sexismo de algunas asociaciones históricas en las que la participación de las mujeres ha sido mínima y empezar a generar espacios en los que se incluyan las voces y las contribuciones de las mujeres.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación