La Coalition for Psychology in Schools and Education y, por extensión, la American Psychological Association (APA) publicaron en 2015 los “20 principios fundamentales de la psicología para la enseñanza y el aprendizaje desde la educación infantil hasta la enseñanza secundaria”. La propuesta, pese a no haber sido muy difundida en España, supone un material accesible y muy útil para el profesorado y presenta los avances más importantes de la ciencia psicológica para la mejora de los procesos educativos.

La labor de identificación y formulación de estos principios de la psicología para su implementación en contextos educativos desde infantil hasta secundaria fue llevada a cabo por un amplio equipo interdisciplinar de diferentes subdisciplinas psicológicas como la evaluación, medición y estadística, la psicología del desarrollo, la psicología social y de la personalidad, la de la estética, la de la creatividad y las artes, la psicología consultiva, la educativa, la escolar, la de la mujer, la psicología de los medios y la tecnología, la de grupo, la psicoterapia grupal, el estudio psicológico del hombre y la masculinidad o la psicología clínica pediátrica y de la adolescencia.

Tras la identificación y el consenso por parte del grupo de investigación sobre los constructos del pensamiento psicológico que resultan esenciales en la sociedad actual para facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje en el aula, los 20 principios resultantes se clasificaron en cinco áreas de funcionamiento psicológico:

  1. ¿Cómo piensan y aprenden los y las estudiantes? El profesorado debe saber que el desarrollo cognitivo y el aprendizaje no están limitados por los estadios generales del desarrollo, debe cultivar en el alumnado la creencia de que su inteligencia y su capacidad pueden desarrollarse a través del esfuerzo, debe desarrollar el crecimiento y el cambio conceptual de los conocimientos previos, debe extender o generalizar el aprendizaje a nuevos contextos y situaciones, promover la práctica reiterada de conocimientos y habilidades, ofrecer siempre feedback a los y las estudiantes sobre las tareas que realizan, enseñar y apoyar su autorregulación para el aprendizaje y desarrollar y cultivar su pensamiento creativo.
  2. ¿Qué motiva a los y las estudiantes? Hemos de promover que el propio aprendizaje se convierta en la recompensa intrínseca para el alumnado, orientar las tareas escolares al desarrollo de competencias con objetivos de dominio más que de rendimiento, mantener altas expectativas sobre el rendimiento de todo el alumnado y plantear desafíos específicos y proximales.
  3. ¿Por qué son importantes el contexto social, las relaciones interpersonales y el bienestar emocional para el aprendizaje del alumnado? El aula debe ser un entorno seguro en el que se construya una cultura compartida que acoja, incluya y ponga en valor el bagaje y el contexto cultural de cada estudiante. Las habilidades sociales de comunicación y respeto en el aula son fundamentales para el desarrollo y el aprendizaje, por lo que debe generarse de manera consciente y constante un clima de bienestar general y apoyo social en el funcionamiento diario del aula.
  4. ¿Cómo gestionar el aula óptimamente? Las conductas que fomentan el aprendizaje y la interacción social han de enseñarse y reforzarse a lo largo del curso. La gestión eficaz del aula se basa en fijar y transmitir altas expectativas, proporcionar un alto nivel de apoyo y fomentar conscientemente interacciones positivas con y entre todo el alumnado.
  5. ¿Cómo evaluar el progreso de los y las estudiantes? Una correcta implementación e interpretación de evaluaciones formativas y sumativas puede mejorar el aprendizaje de los niños y niñas. Los procedimientos fundamentados en la psicología y en estándares de calidad e imparcialidad bien definidos, así como su adecuada interpretación, son la mejor manera de evaluar habilidades, conocimientos y capacidades desde la etapa infantil hasta la secundaria.

El documento ofrece una descripción detallada de cada uno de los 20 principios argumentando su relevancia para el aula, explicando el papel del profesorado en la promoción de cada uno de ellos y aportando bibliografía de apoyo para la ampliación de la información sobre cada constructo. Se trata de un material práctico y muy sencillo que aporta claves eficaces para comprender la importancia de los factores sociales en la enseñanza y el aprendizaje y promover actuaciones docentes para la mejora de la educación desde la ciencia.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación