Si 2018 ha sido el año en el que la Iglesia Católica ha roto el silencio sobre abusos sexuales a miles de menores que llevaban pasando durante décadas, 2019 será el año en el que se haga frente a estos abusos en todo el mundo. Del 21 al 24 de febrero, el Papa Francisco ha convocado a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo a una cumbre en la que se abordarán, por primera vez en la historia, los abusos sexuales ocurridos en la Iglesia.

Reiterando la importancia de estar siempre del lado de las víctimas, mostrando que son la prioridad, como relatan en EuropaPress, el Papa ha pedido a los responsables de las Conferencias Episcopales de todo el mundo que visiten personalmente a las víctimas de su país. Los obispos de ciudades españolas como Ciudad Real, Bilbao, Madrid, Albacete, Murcia, Salamanca o Mallorca afirman estar dispuestos a reunirse con las víctimas de sus diócesis, y algunos ya les han convocado. La Conferencia Episcopal Española ha creado una comisión de trabajo para actualizar los protocolos de la Iglesia para actuar ante casos de abusos a menores. Asimismo, el Papa quiere establecer un protocolo de actuación común a todos los países para que no se vuelva a producir el silencio ante estos casos.

El objetivo del Papa, y de muchas otras personas que están colaborando en la lucha, es terminar con esta lacra social desde la raíz de la Iglesia. Esperemos que el resto de instituciones tomen estas acciones como referencia para terminar con esta problemática en todos los ámbitos de la sociedad.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación