Unsplash

La salud mental nos preocupa, a la sociedad y a las sociedades científicas. Muchas investigaciones están llevándose a cabo en relación con el problema de la salud mental, tanto sobre las causas como, sobre todo, sobre las formas de superación.

El trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo y los trastornos de ansiedad se asocian positivamente con la desregulación inflamatoria, altos niveles de marcadores de inflamación en la sangre. Estos hallazgos han sido publicados en la revista Depression & Anxiety bajo el título [La asociación entre la ansiedad, el estrés traumático y los trastornos obsesivo-compulsivos y la inflamación crónica: una revisión sistemática y un metanálisis].

El vínculo entre la enfermedad crónica y la ansiedad ya está investigado desde hace años. Sin embargo, aún no está claro qué procesos, tanto psicológicos como físicos, contribuyen a esta asociación. Este estudio examina si la inflamación puede ser uno de estos procesos entre las personas con ansiedad, estrés traumático y trastornos relacionados obsesivo-compulsivos. Así, el equipo investigador ha analizado los niveles de inflamación crónica, medidos por citoquinas inflamatorias y proteína C reactiva, en personas con trastornos de ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT) o trastorno obsesivo-compulsivo, en comparación con grupos de control de personas sanas. También se evaluaron las formas en que las emociones y la fisiología influyen y se relacionan unas con otras. En otras palabras, cómo afecta sobre la salud física, cuando alguien experimenta emociones negativas (tristeza, ansiedad, ira) con frecuencia y de manera intensa.

Después de analizar 76 artículos de texto completo y 41 estudios, los hallazgos demostraron una relación entre la desregulación inflamatoria y los diagnósticos asociados con la ansiedad crónica; en particular, el trastorno de estrés postraumático está relacionado con ciertos marcadores inflamatorios. Estos hallazgos pueden proporcionar un paso inicial para desenredar la relación entre la ansiedad y los procesos básicos de salud.

Varias investigaciones relacionan los episodios violentos con graves consecuencias sobre la salud física y mental, así como con el estrés postraumático. Estos nuevos hallazgos arrojan luz sobre la importancia de prevenir las relaciones violentas desde la primera infancia, en todos los momentos del desarrollo cognitivo.

 

Si quieres, puedes escribir tu aportación