Pese a haberse recogido ampliamente datos sobre la mortalidad infantil tras una estancia hospitalaria en comunidades de ingresos bajos, hay una escaso cuerpo de orientaciones para superar esta problemática de salud pública. Para dar respuesta a esta cuestión, el equipo de Lola Madrid ha elaborado modelos predictivos con el objetivo de identificar a aquellos niños y niñas con mayor probabilidad de morir tras el alta hospitalaria.

El estudio Postdischarge Mortality Prediction in Sub-Saharan Africa – Predicción de la tasa de mortalidad posterior al alta médica en la África Subsahariana- está centrado en la zona sur de Mozambique. El equipo investigador revisó la mortalidad infantil tras ser dados/as de alta, de los y las menores de 15 años, en el periodo de los últimos 17 años, con el fin de determinar variables que predigan los factores de riesgo.

Uno de los datos hallados más destacables es la alta tasa de mortalidad (3,6%), especialmente durante los 30 primeros días tras ser dados/as de alta. En general, una edad temprana, un estado de desnutrición moderado o severo, episodios anteriores de diarrea o bien manifestar sintomatología propia de la neumonía, son factores predictores para niños y niñas de cualquier edad. También se debe tener en cuenta si el niño o niña es positiva en VIH, padece bacteriemia o bien postración.

Específicamente para los y las bebés menores de tres meses, se pone especial atención si tienen una puntuación z inferior a la correspondiente a su edad o si presentan otros  síntomas como dificultades para respirar, hipotermia o fiebre o, por ejemplo, si tienen candidiasis oral.

Identificar los perfiles más vulnerables tras el alta hospitalaria permite que en la implementación de planes de seguimiento posteriores se beneficien en primer lugar aquellas personas con más riesgo de muerte. De este modo el estudio contribuye directamente a la reducción de la mortalidad infantil en comunidades de renta baja.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación