Ya sabemos que el lenguaje es un elemento clave para el desarrollo cognitivo y la interacción social, y la competencia comunicativa, una de las más importantes para desenvolverse con cierta eficacia y éxito en la actual sociedad de la información del siglo XXI. Pero, ¿por qué no se entrena en la escuela? La reciente investigación “Quality Talk: Developing Students’ Discourse

to Promote High-level Comprehension”, desvela cómo en tan solo un curso académico de trabajo sistematizado en clases organizadas para el diálogo y la discusión de calidad, ya se producen cambios significativos en los discursos tanto de estudiantes como de profesorado, que demuestran una mayor capacidad para la argumentación, la comprensión de alto nivel, el pensamiento crítico y otros procesos mentales como la cognición.

Este estudio, desarrollado en una escuela de educación primaria, señala sin embargo que no cualquier tipo de diálogo es de calidad ni, por lo tanto, produce estos efectos positivos en el desarrollo cognitivo y emocional. Para promover el diálogo de calidad, es necesario el entrenamiento en habilidades discursivas y de argumentación, así como su práctica reiterada y la retroalimentación y el apoyo constante por parte del profesorado, que se convierte en un referente positivo de las interacciones que se producen en el aula.

El modelo Quality Talk (QT) (Calidad del habla) es un enfoque para el fomento del pensamiento, el habla, la argumentación, la comprensión y expresión, tanto oral como escrita, que consiste en la interrelación de cuatro componentes:

  1. Ideal Instructional Frame [Marco de instrucción ideal]

Existen ciertas condiciones para fomentar la calidad del diálogo en torno a un texto, como la organización del aula en pequeños grupos heterogéneos donde el papel docente se centra en moderar el debate y garantizar la participación y el buen trato entre los niños y las niñas. Previamente, han recibido formación en QT sobre comprensión lectora, características de los textos escritos y herramientas para la argumentación y la elaboración de preguntas auténticas. Finalmente, reflejan por escrito en su diario personal las ideas generadas en el debate.

  1. Discourse Elements [Elementos del discurso]

Los elementos del discurso han de estar presentes para potenciar el pensamiento crítico, la argumentación y las conexiones personales con el texto. Estos elementos incluyen las preguntas auténticas, de prueba y de captación; el habla exploratoria; las preguntas de pensamiento de alto nivel, de especulación, afectivas, intertextuales y de conocimiento compartido; la argumentación; y las intervenciones del profesorado a través de preguntas o respuestas dirigidas a apoyar el andamiaje del discurso de los niños y niñas.

  1. Teacher Discourse Moves [El discurso del profesor en movimiento]

La manera en que el profesorado habla al alumnado y su liderazgo en los debates y el diálogo de calidad en el aula son factores decisivos para el aprendizaje. Por otro lado, a medida que los niños y las niñas avanzan en el dominio del QT, el profesorado disminuye gradualmente la cantidad de sus intervenciones permitiendo que aumente la frecuencia de participación de los niños y las niñas. Su participación no desaparece, sino que sirve para la moderación del discurso, la retroalimentación y como andamiaje y apoyo al pensamiento crítico y al aprendizaje.

  1. Pedagogical Principles [Principios pedagógicos]

El último componente del QT contempla cinco principios pedagógicos como condición esencial para la creación de aulas como espacios dialógicos: (1) El profesorado ha de conocer la importancia del lenguaje para el aprendizaje y como herramienta clave en el desarrollo del pensamiento. (2) Han de establecerse unas normas básicas para el diálogo que aseguren la participación respetuosa y la autoridad interpretativa por parte del alumnado. (3) El profesorado tiene que asegurar el equilibro en sus intervenciones, centrándose en guiar el debate y garantizar la libertad de participación de los niños y niñas. (4) El profesorado debe preparar a fondo los temas de debate, dominar su contenido histórico y preparar potenciales preguntas para el debate, si fuera necesario. (5) Por último, los maestros y las maestras han de respetar la diversidad del aula y saber aprovechar la riqueza cultural de los niños y niñas permitiéndoles conectar su experiencia de vida con el texto.

QT es un modelo de discurso en el aula que aprovecha los hallazgos científicos para promover el diálogo, el razonamiento y la comprensión de alto nivel mediante estrategias para potenciar el lenguaje de calidad y la construcción colectiva de significado a través de textos escritos y tareas de argumentación. En España, contamos cada vez con más centros educativos que se transforman en espacios dialógicos consolidando proyectos como Comunidades de Aprendizaje, cuyas prácticas educativas se basan, entre otras, en estas teorías científicas que evidencian la importancia del lenguaje y las interacciones para el desarrollo y el aprendizaje en la actual sociedad de la información. Actuaciones educativas basadas en el aprendizaje dialógico, como los Grupos Interactivos o las Tertulias Dialógicas, están alcanzando el sueño para muchos niños y niñas y sus familias de superar el fracaso escolar y mejorar la convivencia a través de la participación y el diálogo de calidad.

Ya en 1934, en su libro “Pensamiento y lenguaje”, Vygotsky planteaba la importancia del lenguaje para el desarrollo humano y la necesidad de enseñar sus diferentes formas potenciando el diálogo y el razonamiento colectivo desde las primeras edades, pues todo lo individual ha sido primeramente social. En consonancia, conscientes de que la vida cotidiana en ocasiones no proporciona a muchos niños y niñas una experiencia de calidad en relación con el empleo del lenguaje, contamos con cada vez más evidencias sólidas de que los centros educativos pueden convertirse en esa segunda oportunidad para adquirir referentes de calidad en competencia comunicativa que van a facilitar su inclusión tanto en la escuela como en la sociedad (Mercer et al., 2016). Más todavía, cuando investigaciones previas como la de Hart y Risley (1995) demuestran que la cantidad y la calidad del lenguaje adquirido en edades tempranas influye significativamente en el posterior éxito educativo de los niños y las niñas.

Siendo el lenguaje la herramienta más poderosa para el desarrollo humano y un aspecto clave en todas las materias escolares y en todas las etapas, si no tomamos conciencia de la importancia educativa del habla y no empezamos a tomar medidas científicas para superar estas desigualdades de partida, estaremos contribuyendo a la exclusión de quienes ya parten en condiciones de desventaja; pues esperar a que los niños y las niñas “descubran o infieran por su cuenta este importante conocimiento cultural o que vivan sin él su vida social no es bueno ni para ellos ni para la sociedad en general. Esta experiencia y esta orientación pueden –y deben– ser ofrecidas por la escuela” (Mercer, 2001).

Si quieres, puedes escribir tu aportación