A raíz de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra donde se ratifica cómo la víctima de “La Manada” sufrió abusos sexuales en lugar de violación, Asun Casasola, madre de Nagore Laffage, intervino en Espejo Público para manifestar su decepción ante esta nueva resolución.  Según Casasola, los jueces actuaron de una forma cobarde por no atreverse a confirmar que fue una violación, la víctima fue valiente al denunciar la violencia sufrida y, en lugar de reconocerla, se la cuestiona y minimiza constituyendo el delito en abuso en lugar de violación.

Además, Asun Casasola afirma cómo es necesario adoptar una actitud más contundente ante las personas que cometen asesinatos y violencia; no ayuda que en algunos discursos se les quiera disculpar, o decir “mira qué majos eran” cuando se han cometido atrocidades.  Conocedora de cómo actúan los diferentes procesos judiciales desde el caso del asesinato de su hija, cuestiona, por ejemplo, la incoherencia de cómo se puede dejar ejercer como psiquiatra al asesino de su hija. Según Casasola, la fuerza para cambiar el sistema la tiene el pueblo, para no seguir tolerando que se siga defendiendo lo indefendible, como la violencia sexual ejercida hacia la víctima de “La Manada”, hacia Nagore o hacia cualquier otra chica que haya sido víctima de este tipo de violencia.

Si quieres, puedes escribir tu aportación