El próximo día 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, dará comienzo la campaña Orange the World: #HearMeToo. UNiTE to End Violence against Women. Campaign’s Initiative for 16 Days of Activism to End Gender-Based Violence, cuyo lema este año será “End Gender-Based Violence in the World of Work”. Esta iniciativa ha jugado un papel muy importante para que desde los organismos internacionales se reconozca la violencia de género como una violación de los derechos humanos de las mujeres y se adquieran mayores compromisos para garantizar y proteger los derechos de las mujeres.  

Su origen se remonta al año 1991 con la inauguración del Women’s Global Leadership Institute (WGLI) en el que participaron 23 líderes locales de cierta experiencia en organización de mujeres que también querían construir el movimiento mundial de derechos humanos de las mujeres. Un encuentro entre abogadas, legisladoras, maestras, trabajadoras de la salud, investigadoras, periodistas y activistas procedentes de diferentes países, que reflexionaron y debatieron, a partir del intercambio de experiencias, en torno a los diferentes aspectos de la violencia de género y los derechos humanos. Como resultado se desarrollaron actuaciones con el fin de aumentar la preocupación y la conciencia internacional sobre la naturaleza sistémica de la violencia contra las mujeres así como de la violación de los derechos humanos de las mismas que ésta supone.

Una de esas estrategias para concienciar sobre la violencia de género y, además, tejer redes de colaboración entre las mujeres que lideran y trabajan por su erradicación, es la Campaña de los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, que comienza todos los años el día 25 de noviembre, Día Contra la Violencia de Género y finaliza el día 10 de Diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. Dos fechas muy significativas que alcanzaron máximo sentido cuando el lanzamiento de este proyecto en la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1993, logró que los organismos internacionales reconocieran la violencia de género como una cuestión de derechos humanos. El esfuerzo que un pequeño grupo interno de estudiantes hizo por distribuir y traducir hasta en 23 idiomas la petición, llegando a 125 países, tuvo el alcance necesario para que Amnistía Internacional respaldase y distribuyese a nivel mundial esta reivindicación, a la que se sumó también un patrocinador corporativo, The Body Shop, que distribuyó la petición en todas sus tiendas. Para la celebración de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, en septiembre de 1995, habían superado el millón de firmas.

Más adelante jugaron un papel clave también en el establecimiento de un Relator Especial de la ONU sobre Violencia contra la Mujer, sus Causas y Consecuencias, así como que en el año 2006 el Secretario General de la ONU llevara a cabo una consulta a la sociedad civil para ayudar a elaborar un Informe exhaustivo sobre la violencia de género, del que luego se desprenderían otras acciones.

La campaña de los 16 Días.., se ha consolidado como un instrumento para la movilización social, que involucra y organiza a miles de activistas y asociaciones distribuidas a lo largo de 187 países, captando la atención internacional sobre la violencia de género, cambiando la trayectoria de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos y las Naciones Unidas y transformando el debate internacional sobre temas de violencia contra las mujeres.

Esta iniciativa, cuya vigésimo novena edición comenzará el próximo domingo, supone un claro ejemplo de cómo, a través del activismo local organizado y el trabajo conjunto con las instituciones políticas, se puede llegar a alcanzar cambios a nivel global.