Las personas que tienen un nivel bajo de vitamina D en la sangre tienen mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares. Para paliar los efectos de estas enfermedades, existen suplementos vitamínicos, pero, según demuestra el reciente estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine, no acaban de solucionar el problema y reducir este riesgo. 

La investigadora y epidemióloga JoAnn Manson, que trabaja en la Escuela de Medicina de Harvard, ha liderado este ensayo clínico en el que han participado más de 25.000 personas, hombres y mujeres, durante casi 6 años. Para poder llegar a determinar si los suplementos de vitamina D eran eficientes, la mitad de los y las participantes tomaron placebo y los y las demás, una dosis diaria de vitamina D. Como resultado, se observó que en los dos grupos la tasa de enfermedades cardiovasculares y/o cerebrovasculares era parecida, por lo que no se pudo determinar que tomar suplementos de esta vitamina reduzca el riesgo de sufrir este tipo de enfermedades.

Las personas podemos conseguir aumentar los niveles de vitamina D en la sangre realizando actividades al aire libre o yendo a la playa, aunque siempre siguiendo recomendaciones que no nos pongan en riesgo. Las personas que no pueden disfrutar de los rayos del sol deberían tener en cuenta que, entre los beneficios de tomar suplementos de vitamina D no está el de reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardio y cerebrovasculares. Ante cualquier duda, mejor consultar a los y las profesionales de la salud.

Si quieres, puedes escribir tu aportación