El pasado lunes 12 de noviembre, el periódico Deia informaba que una mujer y su hijo de 28 años fueron apuñalados reiteradas veces por parte de la pareja de la madre, según apunta el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

La Ertzaintza recibió la llamada que alertaba de los hechos en una vivienda del Grupo Nafarroa (Santurtzi), donde pudo detener al presunto agresor. Madre e hijo se encuentran en el Hospital de Cruces con varias lesiones por arma blanca. El presunto agresor ya tenía antecedentes por violencia de género y la misma víctima lo había denunciado un año antes.

El año pasado hubo 166.620 denuncias por violencia machista, la cifra más alta recordada, y se acordaron 4.116 órdenes de protección. De entre las 44 mujeres asesinadas en 2017, 11 habían interpuesto denuncia. El caso de Santurtzi confirma una vez más la necesidad de las denuncias acompañadas de medidas preventivas que protejan a las víctimas y sus hijos e hijas.

El Pacto de Estado contra la violencia machista contempla actuaciones para prevenir la violencia machista desde las edades más tempranas e incorpora como víctimas a las madres cuyos hijos e hijas hayan sido asesinados por sus parejas o exparejas. En total se espera que las 217 medidas acordadas en el Pacto puedan empezar a plantear un nuevo escenario preventivo que proteja de los maltratadores a las mujeres y sus hijos e hijas.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación