Para que las relaciones sociales sean efectivas, la empatía, como habilidad de comprender las emociones y experiencias de los demás, es considerada una parte importante de las interacciones entre las personas.  

La Revista científica Science of Learning, del grupo Nature, ha publicado un estudio sobre el desarrollo de la empatía en adolescentes [Correlatos neuronales de la capacitación de empatía de videojuegos en adolescentes: un ensayo aleatorio], destacándola como una importante habilidad en las relaciones positivas entre las personas. Dado que la empatía se puede entrenar, varios tipos de entrenamiento han sido analizados hasta el momento. La empatía tiene un impacto positivo en los circuitos cerebrales.

Dado que los videojuegos ofrecen un medio atractivo para los y las adolescentes, y se pueden utilizar para impartir capacitación a gran escala, en este estudio se ha analizado el desarrollo de un videojuego y su impacto en los circuitos cerebrales subyacentes a la empatía, un ámbito sin examinar hasta el momento. El equipo investigador ha desarrollado un videojuego de entrenamiento de empatía, Crystals of Kaydor (Crystals), investigando si jugar a Crystals aumenta la precisión empática (EA) y la activación cerebral relacionada, en adolescentes.

A nivel metodológico, la muestra consistía de 74 personas (27 mujeres) en un rango de edad entre 11-14 años. Los y las participantes completaron una exploración de IRM funcional en estado de reposo y una tarea de EA durante una exploración de fMRI antes y después de 2 semanas de juego diario con el juego de entrenamiento de empatía Crystals (34 personas), o el videojuego comercial Bastion (40 personas), una condición de control activo. El compromiso con los aspectos de entrenamiento de Crystals se asoció con un mayor aumento en la activación relacionada con la empatía en la unión temporoparietal derecha después del juego. Cuanto más aumentó la precisión empática de los individuos después de Crystals versus Bastión, más fuerte era su conectividad rs-fMRI en circuitos cerebrales relevantes para la regulación de la emoción (amígdala-MPFC), en este caso, los relacionados con la empatía.

Estos hallazgos sugieren que un videojuego diseñado para aumentar la precisión empática produce cambios neuronales funcionales y relevantes para el comportamiento en menos de seis horas de juego en adolescentes.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación