A raíz de una viñeta publicada en Twitter donde se ilustraban las situaciones de machismo y acoso que sufren día a día las fisioterapeutas, se inició un hilo en twitter bajo el hashtag #metooFISIO promovido por Berta (@di_berti_da). Rápidamente se ha extendido en la red miles de tweets denunciando situaciones similares, y en los últimos días se han sumado mujeres de la profesión sanitaria, como médicas, enfermeras, auxiliares, acosadas por pacientes o compañeros de profesión. Por otro lado, se han unido pacientes mujeres que han sufrido acoso por parte de profesionales sanitarios, situaciones vejatorias o incluso agresiones sexuales.  

La reacción ante el hashtag no se ha hecho esperar, la visibilización de estas situaciones ha empujado al colegio de profesionales de fisioterapeutas a iniciar el debate sobre nuevas estrategias para proteger del acoso sexual a las profesionales del ámbito.  La necesaria combinación de la creación de una normativa común que ampare a las profesionales ante las situaciones de acoso, así como la implicación y compromiso de los agentes responsables en ejecutar la normativa es fundamental.  Por otro lado, el eco de este movimiento ya se está internacionalizando, profesionales de otros países se están sumando a la denuncia.

Estas situaciones generan estrés, horror y miedo que, en algunos casos, han llevado a denuncias por acoso u órdenes de alejamiento. Lo normal no es llevar un espray de pimienta en el bolso “por si acaso” ni buscar rutas alternativas para llegar a casa. Lo normal es que cada persona se sienta segura yendo a cualquier sitio, a cualquier hora, libre de cualquier situación de acoso verbal o físico. Lo normal es ejercer tu profesión tranquila sin que nadie te acose en tu puesto de trabajo.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación