El bienestar del cerebro ya ha demostrado ser una forma eficiente en prevenir enfermedades. Un nuevo estudio demuestra cómo la estimulación del circuito de recompensa del cerebro puede llegar a modular la respuesta inmunológica o, dicho de otra forma, el buen humor puede contribuir de forma eficiente a prevenir el crecimiento y la progresión del cáncer en ratones.

El estudio fue publicado en la revista Nature Communications y dirigido por un equipo investigador del Israel Institute of Technology. En línea con las terapias del cáncer y el debate sobre la inmunidad, ya se sabe que la regulación de la segunda es una forma importante para lo primero. Basándose en el sistema de recompensa, el estudio [Modulation of anti-tumor immunity by the brain’s reward system] muestra que la respuesta inmune antitumoral puede ser modulada por el sistema de recompensa del cerebro, al ocupar este sistema un circuito clave en los procesos emocionales.

Para tal fin, el equipo investigador activó el sistema de recompensa en ratones portadores de tumores (carcinoma de pulmón de Lewis (LLC) y melanoma B16) usando la quimiogenética (DREADD), logrando conseguir una reducción del peso del tumor. Este efecto fue mediado a través del sistema nervioso simpático (SNS), manifestado por una entrada noradrenérgica atenuada a la médula ósea, un sitio inmunológico importante. Las células supresoras derivadas mieloides (MDSC), que se desarrollan en la médula ósea, se volvían menos inmunosupresoras después de la activación del sistema de recompensa.

Al agotar o transferir de manera adoptiva las células MDSC, se demostró que estas células son necesarias y suficientes para mediar los efectos del sistema de recompensa sobre el crecimiento del tumor. Se trata sin embargo de un estudio hecho con ratones y todavía no disponemos de su efectividad en humanos. No obstante, es un avance demostrar que, dado el papel central del sistema de recompensa en las emociones positivas, un mecanismo fisiológico sería el que contribuiría a cultivar las emociones positivas e influir sobre la inmunidad antitumoral y la progresión del cáncer.

Si quieres, puedes escribir tu aportación