Imagen de @Edurne_Pasaban antes de salir hacia la expedición

Edurne Pasaban ha hecho historia por ser la primera mujer en el mundo en alcanzar los 14 ochomiles y ahora decide volver al Himalaya con un propósito: dar a conocer y visibilizar la situación de desigualdad que sufren las mujeres nepalíes. Este será un reto deportivo, por supuesto, pero también será un reto con un compromiso social.

Con este objetivo, este sábado 13 de octubre Edurne volvió a las montañas después de unos años de estar alejada de ellas según informa eldiario.es. El objetivo es escalar una montaña de 7.000 metros, el Monte Naipal (7.031 metros) y para ello ha formado un equipo internacional en el que las grandes protagonistas serán cuatro mujeres nepalís. Se filmará un documental de esta expedición para denunciar y hacer llegar a todas las personas que lo vean la situación de estas mujeres.

Edurne tenía claro que para volver a las montañas tenía que haber un motivo diferente y este proyecto social ha sido el que la ha impulsado a regresar. Pasaban pretende también despertar la conciencia de las mujeres que acaban creyendo que no pueden hacer las mismas tareas que los hombres. También quiere impulsar un proyecto de emprendimiento para que las jóvenes nepalíes que la acompañan puedan crear una agencia de trekking y sean las que lideren la primera de la zona, según informa El Correo

Algunas de las situaciones de injusticia que viven las mujeres son ser sometidas a la tradición “chupadi”, enviándolas fuera del pueblo cuando tienen la menstruación, a una chabola en condiciones que ponen en riesgo su vida, son obligadas a casarse antes de la pubertad y se les prohíbe escalar montañas. La mayoría de veces estas situaciones son invisibilizadas, normalizándose o pasando desapercibidas a los ojos de ellas mismas y del resto de la población. Llevar a estas cuatro mujeres “a lo más alto”, como dice Edurne, puede servir para que se conviertan en referentes para las mujeres del presente pero también para las de futuras generaciones.

Proyectos como este demuestran que los mejores sentimientos y valores llevan a los y las mejores deportistas también a seguir conquistando cimas, tanto en su sentido literal como en el sentido de soñar alto por mejorar la vida en este caso de las mujeres.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación