Movilizaciones en Corea del Sur (foto publicada por Korean Exposé)

En Seúl, miles de mujeres han salido a la calle en apoyo a la actriz y cantante surcoreana Goo Hara, que ha acusado a su expareja de chantajearla al amenazar con hacer público un vídeo de ambos con contenido sexual. Un caso que ha desatado de nuevo la movilización de mujeres, ya va la quinta en la capital surcoreana en lo que va de año, en contra del fenómeno de las “spycameras”, o cámaras ocultas, en que las mujeres son grabadas, sin consentimiento y sin saberlo, desnudas o teniendo sexo, y después son publicadas en las redes sociales. Una problemática que está vulnerando los derechos de muchas mujeres quienes constantemente se sienten amenazadas con estos delitos sexuales.

Las movilizaciones están recibiendo un fuerte apoyo desde China a través de las redes sociales, con muestras de admiración por el coraje de las mujeres de Corea del Sur, quienes a su vez reflexionan sobre el impulso que el movimiento #MeToo en China les está dando. Una lucha en común que las hace sentirse más fuertes en la defensa de sus derechos como mujeres, vulnerados por las cámaras ocultas o cualquier otro tipo de violencia sexual.

Ahora, bajo la presión de las protestas y una petición con más de 200,000 firmas, la policía surcoreana ha formado un equipo especial de investigación para tratar el problema, tal y como han informado desde la organización de las movilizaciones a South China Morning Post.

No conocemos aún qué impacto tendrán los resultados de esta investigación, pero sí todo lo que están suponiendo estas movilizaciones. Una reflexión colectiva que ya está generando un cambio en la actitud pública respecto a años atrás, en relación con el acoso sexual que sufren las mujeres, así como su posicionamiento a favor de quienes sufren estos delitos. En pro de una sociedad segura para las mujeres.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación