La fuerte riada y las tormentas en Mallorca ha causado víctimas mortales, de momento 12, y todavía hay personas desaparecidas.  Entre ellas destacamos la historia de una madre, Joana, que viajaba con sus dos hijos, Úrsula y Artur.  La riada les sorprendió, y Joana, pudo salvar a su hija mayor con la ayuda de un hombre que estaba en la acera, Úrsula, pudo salir de coche. En cambio, ella y Artur, fueron engullidos por la riada y el coche fue arrastrado, no hubo tiempo suficiente para sacar a los tres del vehículo, tal y como informa el Diario de Mallorca.

El cuerpo de Joana fue hallado, lamentablemente sin vida, durante la jornada del pasado jueves, en cambio,  Artur, el niño de 5 años, todavía está desaparecido. El equipo de rescate ha encontrado su chaqueta y su mochila, pero no al niño. Más de 200 efectivos por tierra, mar y aire siguen operando para encontrar al niño y a otras posibles personas desaparecidas.

Las trágicas consecuencias del desastre natural han puesto en alerta a las autoridades para mejorar las estrategias de emergencia ante fenómenos naturales como el acontecido.  Es destacable también la ola de solidaridad con el pueblo de Sant Llorenç de Cardessar, muchas personas voluntarias han acudido al pueblo desde diferentes lugares para ayudar en las tareas de reconstrucción.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación