Maria Sanjuan presentó una queja contra el magistrado Francisco Javier Martinez ante el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial) dados los insultos propagados hacia ella, acusando al juez de falta de imparcialidad y animadversión. Sanjuan, víctima de violencia machista, y avalada por un informe policial donde se evidenciaba el riesgo extremo en el que se encuentra, no daba crédito del comportamiento del juez titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid. 

El CGPJ ha decidido abrir diligencias a dicho juez, y éste no ha tenido otro remedio que aceptar apartarse del caso al saber que su imparcialidad ya no existe al haber emitido comentarios ofensivos hacia la víctima, según informa rtve.

Lo grave de la situación grabada es la participación del juez, como de la fiscal y la letrada de la Administración de Justicia; las tres personas se ríen del caso, y de ella, incluso dudando de su ataque de pánico al saber que le iban a retirar las medidas de protección, a pesar del informe policial que avala su situación de riesgo. Siendo conscientes de los riesgos, incluso de vida, por los que pasan las mujeres víctimas de violencia, es una irresponsabilidad absoluta, faltando a todos los criterios éticos profesionales que regulan su actividad en el ámbito de la justicia.

Esta falta de respeto, profesionalidad, y humanidad, sería motivo suficiente para excluir tanto al juez, como a la letrada y la fiscal de juicios sobre situaciones de violencia de género.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación