Uno de los saltos más complicados del patinaje artístico es, sin duda, el cuádruple lutz -un salto en el que se realizan 4 rotaciones en el aire sobre el mismo eje, pero desde una trayectoria de sentido opuesto a la del aterrizaje -.

Hasta ahora, este famoso salto únicamente se había visto en los ejercicios masculinos, pero la jovencísima patinadora Alexandra Trusova lo ha logrado, a sus 14 años, en el torneo Grand Prix Junior de la Unión Internacional de Patinaje que se celebró en Lituania recientemente.

Este salto y su rutina sobre el hielo fueron suficientes para que alcanzara la victoria y, así, abrirle las puertas a un futuro lleno de logros.

Su ejercicio completo se puede ver aquí:

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación