Las trobairitz fueron mujeres poetas de los siglos XII y XIII. Poco se sabe de ellas y la mayor parte de sus textos se han conservado.  

Las trovadoras conformaron una pequeña élite de poetisas de la Edad Media, que participaron de la cultura del momento, y de la literatura enmarcada en los versos del amor cortés. Algunas de estas trovadoras ocuparon un lugar relevante en la corte de Alfonso X, el Sabio.

Las trobairitz escribían en lengua de oc, también conocida como lengua occitana, la lengua romance que se hablaba en el sur de Francia y en algunas zonas del norte de  Italia y de España, principalmente.

Se considera que la obra literaria de las trovadoras  tiene un extraordinario valor. Estas escritoras rechazaron escribir sobre  los temas que se les permitía tradicionalmente : sobre temas sacros. Podemos destacar a Castellón o a María de Ventadorn, que escribían en sus poemas sobre la igualdad entre hombres y mujeres en el vínculo amoroso. En aquel momento, los matrimonios se concertaban por intereses socioeconómicos;  lo más probable es que no hubiera amor en la mayoría de los casos. Por eso, algunas trovadoras aprovecharon los poemas para manifestarse en contra de estas uniones de conveniencia.

El amor cortés también fue el tema de los poemas de las trobairitz. En ellos buscaban encontrar la belleza y la perfección, y describían aquellas cualidades necesarias para amar a un hombre. Las trovadoras tomaron las riendas de sus relaciones amorosas, fueron exigentes con el ser amado. El planteamiento de las trobairitz rompe con el de las canciones trovadorescas tradicionales y son ellas las que reclaman su afecto al amado.

A través de sus versos relataban la felicidad, la desilusión;  convirtieron sus sentimientos más profundos en arte.

Se cree que las trobairitz fueron las primeras compositoras de música secular occidental, ya que hasta ese momento las mujeres escribían en todo caso música sacra.

A pesar de tener prestigio  en su momento, pocos son los nombres que han pasado a la historia: Beatriz de Día,  Clara d’Anduza o Azalais de Porcairages; y solo una parte de su obra.

Secciones: portada Reportajes

Si quieres, puedes escribir tu aportación