Una vuelta al cole feliz es lo que todas las personas les deseamos a nuestras amistades, así como a nuestras hijas e hijos, sobrinas, nietos, etc. Y un elemento clave para tener una vuelta al cole feliz es especialmente que las chicas y los chicos sientan y hayan vivido que el centro es un espacio de aprendizaje rodeado de alegría, solidaridad y amistad. Sentimientos difíciles de vivir en contextos que no aseguran ser espacios libres de todo tipo de violencia. En esta línea, el Informe mundial sobre la violencia contra la infancia destaca todavía a las escuelas como espacios inseguros donde la violencia es parte de la vida cotidiana y en los que existen grupos de especial vulnerabilidad. Como profesionales docentes, en ocasiones esta idea nos abruma e intimida, pero podemos elegir ilusionarnos incorporando, al menos, una actuación de éxito contrastado en nuestros centros. Cada inicio de curso puede ser una oportunidad exitosa de revertir esta situación.

Cada vez existen más referentes de escuelas que han incorporado las actuaciones de éxito para la prevención de la violencia. Algunas de estas actuaciones, y que hemos presentando en otros artículos, son los grupos interactivos, las tertulias literarias dialógicas, la formación y participación dialógica de familiares y el modelo dialógico de convivencia. Estas actuaciones son muy distintas, algunas están más dirigidas a la organización del aula y el trabajo en equipo, otras son de recreación conjunta del conocimiento, unido a las vivencias personales, como es el caso de las tertulias y otras abren la escuela a la participación y toma de decisión de las familias para la mejora de la convivencia. Todas ellas contribuyen a crear y vivenciar, de manera cotidiana, procesos de socialización en las relaciones alejadas de la violencia. Todas se caracterizan por estar contrastadas científicamente, crear relaciones de solidaridad y amistad y promover un liderazgo comunitario activo ante la violencia.

A continuación presentamos la Guía para la Comunidad Educativa de prevención y apoyo a las víctimas de violencia escolar, como un recurso útil para acompañar este inicio de vuelta al cole feliz. Esta guía de Buenas Prácticas ha sido elaborada conjuntamente por personas investigadoras y maestras y maestros que están aplicando este tipo de actuaciones en las escuelas con buenos resultados. Por tanto, la guía incorpora también, actividades concretas para la educación primaria y secundaria, que se están trabajando en centros escolares. Las actividades contienen relatos y video fórums con orientaciones específicas que guían las posibilidades de moderar el diálogo entre las chicas y los chicos, de forma que sepamos acompañar interacciones comunicativas que despojen de atractivo los comportamientos violentos y conviertan en excitante y valiente, el buen trato.

Uno de los impactos que destacan los centros escolares con mayor ilusión es que rápidamente se empieza a observar el aumento de la visibilización y erradicación de la violencia, así como la coherencia entre los valores transmitidos en la escuela y los transmitidos por la comunidad. Va surgiendo cada vez en más espacios una vida escolar feliz.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación