Mañana, 2 de septiembre hará tres años de muerte de Aylan. Su muerte conmocionó al mundo y el impacto de la noticia generó diferentes iniciativas ciudadanas para salvar las vidas de las personas migrantes que se juegan la vida por escapar de situaciones de violencia mayoritariamente. Un ejemplo de ello es OPEN ARMS, ONG que ha salvado miles de vidas con sus barcos y su implicación diaria en las costas, no exenta de dificultades institucionales. 

Save the Children alerta que el problema no está resuelto todavía, de hecho desde el 2014 se contabilizan al menos 640 muertes más de menores migrantes en el mar, y que es necesario buscar soluciones estables y sostenibles para que ningún niño o niña del mundo corra este riesgo.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación