Ante los alarmantes datos de personas afectadas por la distrofia hereditaria de retina (DHR), los avances de la ciencia y la medicina brindan una oportunidad para encontrar una solución a un problema que afecta a 150 niños y niñas y 250 adultos cada año.

Un equipo formado por personal del departamento de Oftalmología de la Escuela de Medicina Icahn, Mount Sinai de Nueva York y del Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales de la Universidad de Medicina de Yale, de Connecticut, ha logrado recuperar la vista parcial en ratones y ha publicado sus hallazgos en la revista científica Nature en el artículo “Restoration of vision after de novo genesis of rod photoreceptors in mammalian retinas” [Restauración de la visión después de la génesis de novo de los fotorreceptores de varillas en retinas de mamíferos]. Las científicas y los científicos implicados en el estudio observaron cómo la retina de algunas especies, gracias a las células de Müller, se regenera y consideraron replicarlo en mamíferos.

En caso de las personas que padecen DHR, aunque las células sí que existen, han visto esta capacidad reducida debido a la pérdida de los fotoreceptores (distrofia de conos y bastones), elementos de la retina encargados de detectar y transformar la luz que llega a nuestros ojos en señales que proyectan imágenes en nuestro cerebro. En concreto, los bastones se encargan de nuestra vista nocturna, detectan el movimiento y la visión periférica, mientras que los conos perciben los colores y son responsables de la alta resolución de la vista.

Según los resultados obtenidos, la vista de los ratones mejoró después de activar las células madre dormidas que se hallan en la retina y después de aplicar un gen para potenciar los fotoreceptores, concretamente aplicado sobre los bastones. Un mes y medio después de la aplicación del tratamiento, los ratones recuperaron parcialmente la vista. Entre los sujetos también se encontraban ratones ciegos de nacimiento, lo que implica un gran avance que se debe explorar más.

Es necesaria más investigación para detectar el porcentaje de mejora de este tratamiento, pero este descubrimiento propone una solución potencial para la oftalmología futura habilitando las células para la regeneración, y así prevenir y/o curar las enfermedades degenerativas de la vista que actualmente no tienen cura.

Secciones: Evidencias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación