Un hombre de 31 años ha sido detenido por la ertzaintza después de investigar los hechos  correspondientes. Según la información facilitada por las autoridades vascas, la víctima denunció inmediatamente la agresión una vez logró huir del bar donde sucedieron los hechos. 

Según la víctima, el camarero en cuestión aprovechó un momento que se quedaron a solas para cometer la agresión sexual haciendo uso de la amenaza e intimidaciones durante la noche del martes. 

Las autoridades policiales al recibir la denuncia, acompañaron a la víctima al hospital para ser atendida por un médico forense. Tras evaluar las pruebas e informes recibidos, este mismo miércoles decidieron detener al presunto agresor y llevarlo ante la autoridad judicial la cual resolverá judicialmente la presunta agresión.

La rapidez con que ha actuado esta vez las autoridades policiales, sin cuestionar a la víctima, acompañándola al hospital y deteniendo al presunto agresor en un tiempo récord, sin duda plantea la necesidad de establecer el mismo mecanismo de actuación para todos los casos de agresiones sexuales. Acompañar a la víctima, no cuestionarla, y con las evidencias, detener al presunto agresor.  El próximo paso será seguir si la autoridad judicial responde o no con tanta eficacia y rapidez.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación