Las mujeres que sufren ataques al corazón tienen una mayor tasa de supervivencia si son tratadas por doctoras, según un reciente estudio científico. De acuerdo con los datos recogidos en los servicios de urgencias de Florida, Estados Unidos, que nos atienda una doctora en caso de infarto agudo de miocardio –nombre médico del ataque de corazón- puede salvarnos literalmente la vida.

Los tres equipos investigadores implicados, de la Harvard Business School, la Universidad de Minnesota y la Universidad de Washington, liderados por Laura Huang, Brad Greenwood, Seth Carnahan, muestran unos claros resultados: tras analizar 582.000 casos de pacientes con ataque al corazón en Florida, las mujeres manifiestan una mayor tasa de supervivencia si son atendidas por profesionales mujeres. Si se trata de una doctora tan sólo existe un 0,2% de diferencia entre mujeres y hombres – fallecen un 11,8% de hombres y un 12 % de mujeres-. Cuando se trata de un médico varón, la diferencia aumenta hasta un 0,7%, esto es, mientras mueren un 12,6% de hombres con ataque de corazón, en el caso de las mujeres aumenta hasta un 13,3%.

Además, los datos de supervivencia en pacientes mujeres mejoran si se trata de hombres médicos que han atendido anteriormente a más mujeres pacientes o también cuando el número de mujeres es mayor en los servicios de urgencias. Así pues, el estudio evidencia una brecha de género en el personal médico de urgencias, determinante en la tasa de mortalidad de las pacientes. Según los autores y la autora, esto se puede deber a una posible falta de formación médica de los varones y a la creencia social de que se trata de una enfermedad cardíaca plenamente masculina.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación