Alícia Asín, fundadora de la compañía Libelium, ha generado un nuevo referente en el mundo empresarial denominado Internet de las Cosas, lo que le ha llevado a alcanzar una facturación de más de 5,4 millones de euros en 2017 y a exportar el 90 % de sus productos a 120 países.

Se trata de la generación de empresas punteras en el diseño de ciudades inteligentes del futuro, basándose en la sostenibilidad, la movilidad y la transparencia. Lo que empezó como proyecto de fin de carrera hace doce años es hoy una nueva realidad empresarial. Según Asín, para garantizar un cambio de modelo eficiente debería llegar la tecnología y los recursos por igual a todos los continentes, para dar respuestas a todas las necesidades por igual.

El Internet de las Cosas pretende hacer más eficientes cosas de la vida cotidiana, lo que supone a la vez un cambio en la política municipal y en los procesos de participación. Por ejemplo, la generación de bancos abiertos de datos puede ser una oportunidad para fomentar la transparencia y acercar las decisiones políticas a la ciudadanía.

Las propuestas de la ingeniera informática le han hecho ganar el premio Mujeres Innovadoras que otorga la Comisión Europea y en el que competía con empresarias que tenían dilatadas carreras profesionales. Ha demostrado así a las niñas la gran diversidad de mujeres que hay en el mundo y las enormes posibilidades de conseguir éxitos de formas muy diversas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación