Las recomendaciones de cremas solares son una constante en esta época veraniega. Cada vez parece haber más concienciación sobre la necesidad de su uso, puesto que probablemente todos nosotros conozcamos el caso de una persona cercana que haya sufrido un cáncer. Pero su aplicación sobre la piel no implica directamente que nos esté protegiendo de forma adecuada.

De acuerdo con un estudio del King’s College de Londres, publicado en el Acta Dermato-Venereology, entre cuyos autores figuran las investigadoras Jessica Greenaway, Gwendal Josse, Camille Montel y Anna B. Rossi, la aplicación de la loción solar sobre la piel no nos protege suficientemente de los rayos cancerígenos ultravioletas del sol. Los principales motivos son que la capa de crema solar aplicada es demasiado moreno y, en algunas partes del cuerpo, ni tan solo se aplica crema solar, quedando totalmente al descubierto.

Las industrias fabricantes recomiendan aplicar un grosor de 2 mg/cm2 para alcanzar una real protección de acuerdo con el FPS (factor de protección solar). Tras estudiar qué tanto perjudica en el ADN de la piel una aplicación inadecuada del protector solar debido a la delgadez de la capa protectora, obtuvieron que la aplicación de una crema FPS 50 proporcionaría una protección de como mucho tan solo el 40% de lo esperado tras una aplicación típica.

Tal y como recoge Agencia Sinc, las recomendaciones que derivan de este estudio, según Nina Goad, de la Asociación Británica de Dermatólogos, es el uso de cremas solares con FPS de 30 o más para tener una mínima protección, a pesar de que una crema de FPS 15 sería suficiente si se aplicase acorde con las recomendaciones de sus fabricantes, tal y como ha sido testada en sus laboratorios.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación