El pasado mes de febrero la Fundación Pacunam, una organización guatemalteca que apoya la investigación científica, el desarrollo sostenible y la conservación del patrimonio cultural, apoyó una nueva investigación sobre las tierras de Guatemala.

Templos Mayas, de Graeme Churchard (Imagen de Flickr)

Con la ayuda de diversos expertos y expertas del ámbito arqueológico se descubrió una megalópolis maya de unos 1.200 años de antigüedad. Con ruinas de más de 60.000 casas, palacios, elevamientos y otras estructuras, esta red de conexiones entre ciudades subterráneas, conectadas por calzadas, ocupa al menos más de 14.000.000 kilómetros cuadrados desde las tierras bajas de Guatemala hasta un sistema de asentamientos precolombinos que se extiende hasta el norte del golfo de México.

Y, aunque la investigación por el momento lleva cartografiados, con un LiDAR (un láser que retira digitalmente la cubierta forestal), más de 2.100 kilómetros cuadrados de la Reserva de la Biosfera Maya en la comunidad de Petén (Guatemala), se necesitará de una investigación profunda a lo largo de estos años para seguir aprendiendo hechos sobre esta antigua población, que se estima que era de unos 5 millones de habitantes en el período Clásico, entre el año 250 y el 900 d.C.

Sin duda, los avances científicos también nos permiten conocer la historia de las poblaciones antiguas para que sigamos aprendiendo de ellas, siempre con una evolución positiva sobre nuestra sociedad de hoy.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación