Foto: obtenida de la página web oficial

Del 1 al 5 de julio se ha celebrado en Melbourne el primer Congreso Mundial de la Malaria, cuyo objetivo es crear una plataforma sólida que incluya a todas las partes interesadas y que, a través de la acción colaborativa, se logre erradicar la malaria. Una de las conclusiones más relevantes del encuentro ha sido la lectura de su estado actual: si bien se ha dado una tendencia a la baja, esta se ha visto estancada en los últimos años, según datos la Organización Mundial de la Salud (OMS). Como consecuencia, el financiamiento para acabar de erradicarla se ha visto igualmente estancado, por lo que existen serias dificultades para conseguirlo.

Tal y como recoge Global Voices, solo en 2016 se documentaron a nivel mundial más de 216 millones de casos de los que 445.000 terminaron falleciendo. Países y zonas cercanas a Melbourne, la ciudad anfitriona, tuvieron repuntes de malaria, como Papúa Nueva Guinea donde en 2016 se registraron 1,4 millones de casos y 3.000 muertes, o la región de Mekong. A este respecto, una de las intervenciones más destacadas fue la de la ministra australiana de Asuntos Exteriores, Julie Bishop, quien anunció la financiación por parte de su gobierno para la erradicación de la malaria en el Indo-Pacífico; un relevante compromiso conseguido en esta primera edición del congreso.

Melbourne acogió a un total de mil participantes de 60 países distintos. Distintos perfiles han aportado su conocimiento: investigadores/as, ONG, organismos gubernamentales, responsables políticos, representantes de comunidades implicadas y empresarios/as de empresas privadas. Todos y todas ellas reivindicaron el papel de la innovación científica y social, además de reafirmar su compromiso con los colectivos más vulnerables y con los y las civiles, con independencia de su género, edad, idioma o religión. Sin duda, se ha logrado por primera vez en la historia poner sobre el tablero mundial un escenario científico y solidario al servicio de los y las más vulnerables.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación