El proyecto Butanext en el que investigadoras e investigadores están trabajando para contribuir a la mejora de emisiones de CO2 ya se está llevando a cabo. El resultado de dicha investigación es el Biobutanol que, tras muchas investigaciones y pruebas, se ha convertido en la alternativa al combustible tradicional más eficiente y ecológica. 

En Aoiz (Navarra, España), ingenieras e ingenieros químicos, así como biólogas y biólogos realizan la transformación de la materia prima, la paja de trigo en este caso, en el combustible. Para ello, parten y muelen la paja para convertirla en una partícula pequeña y exponerla a una temperatura de 175ºC durante cinco minutos. Después se le añade una pequeña cantidad de ácido y los microorganismos, como las bacterias, se alimentan de las moléculas. Así se transforma la paja de cereal en butanol. También en el proyecto colabora Green Biologics, el laboratorio donde ingenieras e ingenieros bioquímicos cultivan las bacterias para llevar a cabo el proceso.

El butanol resultante puede mezclarse con gasóleo hasta un 40% o con gasolina en un 16%, según las expertas y los expertos del proyecto. Asimismo, esperan que el objetivo de la Unión Europea de que el 10% del combustible proceda de fuentes renovables para el 2020 se cumpla con este trabajo. Y, además, indican que para que suceda el cambio debe haber suficiente impulso comercial para ello.

Secciones: Noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación